¿Siempre de malas? Entonces eres muy inteligente

¿Ven? De algo servía este maldito carácter

iStockPortrait of a furious woman with hair up in the air

Todo te pone de mal humor. Como diría el dicho: hasta lo que no comes, te cae mal. El exceso de tráfico, que tu computadora sea Lentium 2000, que te hayan entregado la comida fría, que el pedido de libros que hiciste por internet se atrase. Todo te enoja.

Si te identificas con ello, te tenemos una buena noticia: eres brillante.

Según un estudio publicado en la Australian Science Magazine, tener mal humor te afila el pensamiento. Es decir, hace que formules soluciones de forma acertada. 

El profesor Joseph Forgas, autor del estudio y miembro de la Universidad de Nueva Gales del Sur, aseguró a la publicación que a diferencia de los insoportables optimistas perennes, los que tienen mal humor son mejores a la hora de tomar decisiones y menos crédulos.

Pero bueno, querida gente feliz, no tienen por qué sentirse mal. Tener buen carácter no es tan malo. Según los resultados del estudio realizado por Forgas, la alegría fomenta la creatividad, la flexibilidad, la cooperación y la confianza en atajos mentales probados con anterioridad, mientras que el mal humor agudiza la atención y los pensamientos certeros.

Claro, si esto lo leyera el escritor André Gide, quizá diferiría de esto, ya que aseguraba que la creatividad sí estaba ligada a la oscuridad: “no se hace buena literatura con buenas intenciones ni con buenos sentimientos”. Pero bueno, la ciencia dice lo contrario.

¿Cómo funciona esto?

Es así: una persona con mal carácter tiende a enfrentar mejor las situaciones adversas que una persona “feliz”. Esto se debe a que realiza formula estrategias que le permiten salir adelante de todas las catástrofes (o lo que él considera catástrofes) a las que se enfrenta.

El profesor llegó a estas conclusiones después de invitar a los voluntarios a ver diferentes películas y relacionarlas con eventos positivos o negativos de sus vidas. Muchos reaccionaron de forma positiva y otros, negativa. 

¿El resultado? Quienes se pusieron al brinco superaron a aquellos que dijeron: estamos chupando tranquilos.

Y aquí viene el dato interesante para quienes se dedican a cuestiones de comunicación y mercadotecnia: quienes tienen mal humor tienen un estilo más concreto, acertado y exitoso a la hora de expresar lo que desean comunicar.

El lado B

Si los malhumorados esbozaron una ligera sonrisa con estos datos, tememos decirles lo siguiente: otro estudio hecho por la Universidad McMaster en Ontario concluyó que quienes se esponjan todo el tiempo tienen un riesgo 72 por ciento mayor de sufrir periodontitis, una de las principales causas de la pérdida dental. Esto se debe a que viven constantemente en estrés que genera que bajen sus defensas, sean más vulnerable a enfermedades y… ¡pum! pierdan sus blancas perlas.

Pero ahí no para la cosa. El psicólogo Alexander Penney analizó a 100 estudiantes de la Universidad Lakehead en Ontario y descubrió que quienes tenían mal humor viven constantemente angustiados. Eso sí, llegó a la misma conclusión que Forgas: esto hace que piensen rápidamente y formulen soluciones de inmediato.

Así que como todo en la vida: tiene sus cosas positivas y negativas. ¿Ustedes tienen mal humor? 

También lee:

Cinco imperdibles en Oasis Coyoacán

Regresará la NES de Nintendo, pero en tamaño mini

Un hecho: Prohibido, que mujeres menores de 18 se casen