Salvar tu estado financiero

¡No hay porcentaje de fallo!

 

¿Por qué es un propósito?

Supongamos que son ciertas las profecías mayas. Si el mundo se acabará en 2012, ¿por qué sufrir ahora? ¡Satura todas tus cuentas y paga después! Total, lo más seguro es que ya ni llegues a pagar nada, pero lo bailado nadie te lo quitará.

 

¿Tengo posibilidades de cumplirlo?

Por supuesto, si no te meten a la cárcel antes del 2012. Resiste y date vida de rey.

 

¿Y si fallo?

Bueno, dicen que el apocalipsis casi ni se siente cuando estás tras las rejas.