Reseña: Wolfenstein: The New Order

Más Nazi no se puede

Es 1960 y los Nazis dominan el planeta. Ganaron la Segunda Guerra Mundial, destruyeron Nueva York con una bomba atómica, se apoderaron de la música pop con su propia versión de The Beatles (que obviamente jamás existieron), llegaron a la Luna, construyeron más campos de concentración en todo el mundo y establecieron un imperio de tensa calma. En pocas palabras, reescribieron la historia.

Pero no pudieron cambiar a un hombre: se llama William “BJ” Blazkowicz y es un soldado estadounidense. Acaba de despertar de un largo sueño luego de que una operación militar que encabezaba en 1946 para poner en jaque al tercer Reich saliera mal. Recuerda todo y está sediento de venganza. Venganza por el simple placer de matar nazis.75051

Éste es el mundo de Wolfenstein, un famoso FPS que se convirtió en un emblema del género no sólo por su modo de juego sino también por la polémica que levantó por allá en los años 80’s (por matar nazis y enfrentarte al mismísimo führer, nada más y nada menos).

Después de tanto tiempo y varias entregas (algunas mejores que otras), estaba un poco escéptico respecto a la reaparición de este FPS en el 2014, pero la mezcla entre elementos clásicos y gráficos de nueva generación me callaron la boca.

Wolfenstein se siente fresco precisamente por su respeto a los elementos clásicos que forman parte de la raíz misma de su género. Me explico:75057

UN FPS DIFERENTE PERO CLÁSICO

En una industria donde los FPS de producen “en serie”, son cada vez más genéricos (todos parecen una calca del anterior) y están plagados de clichés, Wolfenstein se queda en lo simple (que no es lo mismo que “simplón”), lo cual, combinado con un excelente guión, personajes carismáticos e importantes, mecánicas consistentes, buenos gráficos y buen humor da como resultado un juego memorable y altamente divertido.

Jugar Wolfenstein es un deleite a nivel ritmo, guion y trama.

Cuando me refiero a “simple”, estoy diciendo que tienes “poca” variedad de armas (en comparación con otros FPS), lo cual evita que cargues con pistolas o granadas que raramente vas a usar. Aquí usas TODO, y cada arma se distingue claramente de las demás, incluyendo las granadas y hasta los cuchillos que puedes lanzar. El juego mismo te va limitando las armas de acuerdo a contextos lógicos para que nada quede fuera de lugar. Lo mejor de todo es que puedes usar armas en tus dos manos, para que si te quedas sin balas en una (como a mí me pasa muy seguido) y no quieres perder tiempo en recargar, uses la de la otra mano de inmediato.

Obviamente, tendrás arsenal normal y de otro tipo más tecnológico y de ciencia ficción (lo cual me hace preguntarme por qué el mundo avanzó tanto en tecnología con los Nazis dominando todo…).75056

UNA TRAMA BIEN CONTADA

Por otro lado, jugar Wolfenstein es un deleite a nivel ritmo, guion y trama: los cinemas son simples y cortos, pero contundentes (otra diferencia con los FPS actuales); están bien escritos. Algunos niveles son lineales, otros son más abiertos; unos son más violentos y otros son más de sigilo. Los escenarios están bien construidos en todos los capítulos y siempre son variados: viajarás a la nueva Berlín, nadarás, te arrastrarás en alcantarillas, volarás helicópteros y… ahí le paro para no spoilerar, pero sólo diré que por variedad no te puedes quejar. 

Mención aparte merece el sigilo, que no es forzado: si quieres acabar con los enemigos del área sin hacer ruido, bien; pero si quieres armar una ruidosa masacre, también está bien, solamente que debes ser consciente de que las balas y la vida no son infinitas, ¿eh?

La mezcla entre elementos clásicos y gráficos de nueva generación me callaron la boca.

En cuanto al desarrollo de tu personaje, el juego tiene un sistema de “perks” que vas desbloqueando “a la antigüita”: no por el número de puntos que hagas, no “compras” nada con ninguna moneda, no tienes que perder horas buscando en cada rincón ítems extraños, no; sólo tienes que jugar.75055

Sí, basta con que uses tu ingenio para resolver los diferentes retos del juego y el sistema te recompensará cuando menos lo esperes pero de forma lógica. Por ejemplo, estás siendo sigiloso en un nivel y decides acabar con los enemigos disparándoles en la cabeza con una pistola con silenciador. De pronto, ¡pum!, desbloqueas el perk de disparador certero que te da ciertas ventajas. Así, de esta forma tan orgánica, te vas haciendo experto en actividades que haces normalmente, como sería en la vida real.

Lo único malo de esto es que los perks no cambian sustancialmente el juego, por lo que tal vez podrías acabarlo sin obtener ninguno y aún así tener resultados satisfactorios.

BLAZKOWICZ: AMÓDIALO MÁS

Y ahí les va otra diferencia más con los FPS “modernos”: Blazkowicz, el protagonista de este juego, no tiene otra motivación más que matar nazis para continuar su lucha. ¡Sí! No tiene que rescatar a su amada (quien la mayor parte del juego está sana y salva en la guarida y puede irla a visitar para practicar las “artes amatorias” de vez en cuanto), no está “traumado”, no es un extraterrestre que quiere salvar a la humanidad, no es un súper robot, no tiene una identidad secreta, ¡nada de eso! Es simple y llanamente un personaje con carisma, sarcasmo extremo, y un pasado interesante que conocemos a la perfección.

Y los demás personajes no se quedan atrás: todos y cada uno tienen sus momentos y abonan a que se mueva la trama. El trabajo actoral y vocal no es excelente, pero pasa la prueba. La edición se siente fresca porque es muy al estilo de la serie “24” (con diferentes cuadros de acción mostrados al mismo tiempo).75054

Mención aparte merecen las sorpresas que te vas a encontrar en el mundo dominado por los nazis. Mediante recortes de periódico, humor y grabaciones irás descubriendo este universo alterno que está lleno de detalles y te hará odiar más a los nazis… o no, porque también ha habido varios avances científicos y tecnológicos.

EL VEREDICTO

Gráficamente, no te vas a sorprender por los avances o innovación de Wolfenstein, pero sí por lo orgánico que se siente todo. Se ve bien y no necesitas grandes efectos para disfrutar todo. Los efectos no se roban los reflectores de la trama y la jugabilidad. Y eso se agradece.

(Blazkowicz) es simple y llanamente un personaje con carisma, sarcasmo extremo, y un pasado interesante que conocemos a la perfección.

Tras todo esto, Wolfenstein parecería perfecto, pero no lo es: los tiempos de carga son muy largos cuando mueres y reinicias desde los últimos checkpoints, los cuales son están muy bien repartidos que digamos, por lo que a veces tendrás que repetir una larga secuencia. Puede que esto le guste a algunos, porque a fin de cuentas es un buen reto.

Ah, y tampoco tiene multiplayer, pero ¡no lo necesita!75053

Este juego es un heredero directo de los FPS clásicos que no se esfuerza por apantallarte con miles de malabares para divertirte: es directo, sarcástico, práctico y muy divertido, así como su protagonista, no necesita alardear demasiado para sorprenderte y entretenerte. Sin duda, es una de las mejores experiencias de lo que va del año.  Dale chance.

Wolfenstein: The New Order
Desarrolla: MachineGames
Publica: Bethesda Softworks
Consolas: PC, PS3, PS4, 360, XO
Clasificación: M, sólo para audiencias maduras
Salida: 20 de mayo 2014.

COMPARTE
Editor Digital de Chilango. Ama los tacos, la tecnología, los gadgets y el cine. Los videojuegos le enseñan a vivir. Twitter: @poketronik