Reseña: Assassin’s Creed IV: Black Flag

Los asesinos navegan por buen viento de nuevo

Cortesía Ubisoft

Para un fan de la serie de Assassin’s Creed como el que escribe este texto fue difícil concebir al principio que ACIV:BF se convirtiera en una especie de spin off de Assassin’s Creed III, pues parecía que sólo se colgaría de las mecánicas navales con una historia mediocre, después de que la serie había alcanzado un cenit interesante al final de la tercera parte…

Para mi fortuna, me equivoqué… más o menos.

No cabe duda de que AC IV: BF es un juego emocionante y divertido con énfasis en la libertad que me recordó las raíces mismas de esta franquicia y retomó el camino después de la gran decepción que fue AC III por la lentitud con la que te avientan a la acción, entre otras cosas.

Ubisoft decidió tomarse las cosas con más calma y enfocarse más en la diversión, pero eso para mí representó dejar de lado la profundidad, el misterio y la intriga que se fue construyendo a lo largo de la franquicia. No niego que me entristeció un poco, pero cuando comencé a enfocarme en divertirme en vez de en buscarle tres pies al gato, comencé a amar Assassin’s Creed IV.

Y es que navegar por las hermosas islas del Caribe, descubrir tesoros, asesinar soldados enemigos y pelear con ballenas gigantescas me atrapó por completo. Aunado, claro, a los gráficos impresionantes del PS4 (ésta es la consola en la que jugué el juego y me esperé a que estuviera disponible, porque la versión para consolas de la generación anterior ya se había lanzado hace unos meses).

En AC IV la acción comienza de inmediato, dejándote impresionado por la enorme escala de los mapas y todas las actividades que puedes realizar. Lo mejor de todo es que nunca te obligan a jugar de cierta forma, sino que tú eliges cómo explorar el mundo. AC IV es el reflejo de mucho aprendizaje de parte de Ubisoft en particular pero también de la industria de los videojuegos en general, al hacer que los títulos de mundo abierto sean en verdad abiertos y te den la libertad de hacer lo que quieras cuando quieras y como quieras.

Las mecánicas de juego tienen algunos problemitas de respuesta del personaje y errores de programación menores, como enemigos que desaparecen, pero nada grave. En las consolas de nueva generación, estos detalles son mejor manejados.

Por supuesto que el multiplayer sigue mejorando y sigue siendo tan divertido y retador como siempre, pero es un poco pan con lo mismo y no es para nada lo mejor de este juego.

Es cierto que AC IV es mucho más divertido que sus antecesores y es muy amable en términos de aproximación al lector, pero personalmente no estoy nada contento con la banalización de la trama que, para mí, era el punto más fuerte de Assassin’s Creed. Es una verdadera lástima que Ubisoft haya perdido las riendas de una trama interesante, pero se veía venir, pues se estaba complicando demasiado.

¿Se acuerdan de Lost y de cómo se les salió de control a sus creadores? Lo mismo acaba de pasar con esta saga, nada más que aquí nos están dando buena diversión a cambio de una trama banal. Por lo menos Black Flag desquita cada uno de los pesos que inviertes en él, y eso se agradece. Quedo muy ansioso por saber qué nuevos juegos vendrán en la línea de los Asesinos.

http://www.youtube.com/watch?v=6CbwIuZNBII

 

Assassin’s Creed IV: Black Flag

Desarrolla: Ubisoft Montreal

Publica: Ubisoft

Consolas: PC, PS3, PS4, 360, XO, Wii U

Clasificación: M para audiencias maduras

Fecha de salida: 29 de octubre 2013

COMPARTE
Editor Digital de Chilango. Ama los tacos, la tecnología, los gadgets y el cine. Los videojuegos le enseñan a vivir. Twitter: @poketronik