¿Queremos ver un Batman sin Batman?

Vimos el piloto de Gotham y esto es lo que pensamos

Gotham

Qué difícil el reto de seguir una historia del Caballero de la Noche donde el protagonista no es ni remotamente Batman. De hecho, en Gotham, Bruce Wayne es apenas un niño traumatizado por el asesinato de sus padres. Y es aquí donde las cosas se ponen complicadas.

Todo aquél que ha visto las películas o leído los cómics sabe qué fue lo que le pasó a Thomas y Martha Wayne, sin embargo, la serie usa el “misterio” de su muerte como el motor principal de la historia y camina en la muy delgada línea entre predecible,repetitivo y posiblemente emocionante.

Insistimos, el reto de entrada es difícil, y a favor de Gotham, las virtudes de su capítulo piloto pesan más que sus debilidades y pese a no ser lo mejor que hemos visto en esta temporada de estrenos, estamos dispuestos a darle más oportunidades.

Visualmente la serie es tan claroscura, mojada y hasta burtoniana como esperábamos. De hecho hay tomas que son básicamente referencias a cuadros que podrían pertenecer a Batman: Year One. Pero una serie no puede vivir sólo de estilo.

En el primer capítulo son Jada Pinkett Smith como FishMooney (una nueva villana para la mitología) y Robin Lord Taylor como Oswald Cobblepot (dígase el futuro Pingüino) los que cargan los momentos verdaderamente emocionantes de la trama. Sus actuaciones son sádicas, pero carismáticas, einmediatamente queremos saber más sobre ellos. Si los escritores son inteligentes éstos son los personajes que van a explotar.

Pero el verdadero arco de la serie lo carga Ben McKenzie (de The O.C.) como James Gordon, un detective recién llegado a la ciudad más corrupta de la cultura pop, que está demasiado pintado de blanco como para tener matices color gris. Sus fruncidos de ceño y constantes pujidos pueden resultar sobreactuados y poco creíbles; pero son sus escenas con David Mazouz, el pequeño Bruce Wayne, las que francamente terminan por ser incomprensibles y un poquito pedófilas.

¿Qué fue lo que hizo que Gordon se clavara tanto con un niño de 12 años que acaba de conocer en trágica situación? ¿Y por qué es a él al que agarra de confidente de secundaria cuando técnicamente no tiene ni la madurez ni el poder para necesitar saber lo que al final del primer capítulo le revela? De entrada la historia ya está cojeando de este pie.

Y de Donald Logue como Harvey Bullock ni hablemos. Si Gordon en esta historia es completamente bueno y sin tentaciones, Bullock que en los cómics es un personaje muy completo, en este primer capítulo se dibuja absolutamente bidimensional y finalmente termina por ser molesto.

Como suele suceder en muchos pilotos, Gotham intenta llenarnos la boca a puños con todo lo que vamos a ver durante una temporada, entonces los 45 minutos que dura el primer episodio están repletos de cameos por The Riddler, Poison Ivy, Cat Woman, Renee Montoya y Crisupus Allen. No podemos juzgarlos demasiados en este punto, finalmente era importante que nos dejaran muy claro que vamos a ver el génesis de estos personajes y no sólo una historia de amor entre Gordon y Bruce. Brucedon.

Fuera de esto, el piloto tiene coloridas secuencias violentas y entretiene lo suficiente. Especialmente la última escena entre Jim Gordon y Oswald Cobblepot que está cargada de deliciosa tensión.

En México, Gotham estrena este lunes 29 de septiembre a las 21:00 horas por Warner Channel, pero queremos dejar una cosa muy clara. Al piloto le perdonamos defectos, pero esperamos mucho más de la primera temporada.

Les estamos dando un 7.5 de calificación y de verdad quisiéramos que con el transcurso de los capítulos puedan llegar a subir a 9.0. Hay muchos fans allá afuera esperando el primero contacto entre Selina Kyle y Bruce Wayne y ver cómo se desarrolla la temática de la sexualidad de Rennee Montoya que, por alguna extraña razón, involucra a Barbara Kean. Quédense… el chisme se va a poner bueno.

Les dejamos el tráiler:

Tal vez te interese:

Batman: 75 años
Reseña: Batman: Arkham
El día de Batman