Por su rico sabor casero

Esa publicidad que no olvidamos nunca.

Especial


Producto o servicio

Tía Rosa.


¿Por qué es chido?

Porque nos recuerda los pasteles que nos hacía mamá o
abuelita. Claro, si tu mamá o abuelita nunca te hicieron pasteles no sabes de
qué hablamos. Fuiste un niño sin amor.


¿Por qué lo recordamos?

Otro gran jingle que, en cuanto lo lees, lo cantas mentalmente.


¿Cumplían con su promesa?

Pues… meh. La verdad los panes Tía Rosa no saben tan
caseros, pero hey, ¿qué se puede esperar de tanto conservador?