Pilones y tortibonos: ¿los conociste?

Eran casi como dinero, pero no.

YouTube

Las personas siempre buscan que su dinero rinda más, y en México hemos tenido diversos instrumentos que nos prometen que nuestros ahorros rendirán más de lo esperado o que comprando algún producto recibiremos un premio que nos ayude a cubrir alguna necesidad en casa.

 

Así, hemos comprado tortillas más baratas a cambio de papelitos, nos han dado premios en Bonos del Ahorro Nacional, nos han obligado a comprar timbres en la cooperativa de la escuela y hasta nos han dado pilón. Recordemos un poco más de esto.

 

Tortibonos

Eran unos pequeños vales que podían canjearse por dos kilos de tortilla. Este programa inició en abril de 1986, es decir, en plena crisis económica, política y social que se vivía durante el gobierno de Miguel de la Madrid.

 

A inicios de los 80, la tortilla era el alimento más barato y con precios más controlados-subsidiados del mercado; sin embargo, en 1986, su precio subió de 45 a 80 pesos (de los viejos, es decir, antes de que Salinas le quitara tres ceros a la moneda) de un día para otro, y por si fuera poco, a finales de ese año pasó a 130 pesos. Así subían los precios en ese entonces.

 

Ante esto, se inventaron los Tortibonos, los cuales no se regalaban, sino que se vendían a familias de escasos recursos por unos 35 pesos (también de los viejos) en los locales de Liconsa o en algunas otras instituciones “populares”, como algunas oficinas del PRI. Recuerden, eran mediados de los 80.

 

El nombre oficial era algo así como “Tortivale”, pero el nombre con el que se le conoció popularmente fue “Tortibono”. El programa tuvo cierto éxito, aunque algunos aseguraban que no se repartían todos los kilos prometidos y, obviamente, se vivieron actos de corrupción, como personas que los usaban aunque no fueran de escasos recursos o que se repartían a cambio de votos.

 

En los 90, cuando Carlos Salinas de Gortari estaba en la Presidencia, el programa se borró oficialmente, aunque continuaron otros modelos, como la entrega de una tarjeta de débito que hasta hace unos años todavía estaba vigente en algunos estados.

 

Recientemente, algunos productores han pedido que se “reviva” el programa.

 

Bonos del Ahorro Nacional

Cuando los niños ochenteros ganaban un premio monetario en algún concurso de Chabelo (¿todavía se acuerdan de Chabelo?), se les entregaba el monto en “Bonos del Ahorro Nacional”, ya que alguna ley de concursos y sorteos indicaba que estaban prohibidos los premios en efectivo.

 

Esos bonos, unos papeles casi del tamaño de una hoja tamaño carta, eran unos documentos con diferentes denominaciones que prometían pagar más dinero que el de su valor (intereses, pues) después de un plazo que podían ser meses o hasta 20 años.

 

Creados en los años 50 (pero muy populares a finales de los 70 e inicios de los 80) con el fin de estimular a los pequeños ahorradores, también estuvieron envueltos en escándalos de corrupción y de denuncias de personas que aseguraban que no les pagaban lo prometido, además de que, debido a la crisis, no rendían lo suficiente para ganarle a la inflación.

 

El modelo se ha mantenido durante años, se les ha cambiado el nombre y siguen teniendo las mismas críticas. Se espera que el “modelo original” regrese en 2016.

 

Timbres del Ahorro Escolar

De los creadores de los Bonos del Ahorro Nacional, en los 60 llegaron los “Timbres del Ahorro Escolar”, que tenían el fin de estimular el ahorro entre los niños y que consistía en unas tarjetas de cartón en las que se debían pegar unos timbres parecidos a los de las cartas.

 

Cada timbre costaba, dependiendo de cómo iba la devaluación, entre 20 centavos y un peso, y cada tarjeta tenía “capacidad” para reunir 10 pesos. La promesa era que las guardaras porque en el futuro “valdrían más” y con lo reunido podrías pagar ¡tu educación superior! Ese texto, que aparecía en la parte trasera de la tarjeta, cambió con los años y después sólo prometía que te ayudaría a obtener el hábito del ahorro y que con lo reunido te podrías comprar juguetes.

 

Los timbres se compraban en la cooperativa de la escuela y en algunos casos eran obligatorios, por lo que miles de niños los tenían, pero pocos los cambiaban, así que hoy es común ver que se rematan en sitios de internet o quizá tú o tus padres tienen algunos guardados en algún cajón olvidado junto con documentos en desuso, como la cartilla del Servicio Militar.

 

Una variedad eran unos timbres para la Cruz Roja que también debías comprar de manera obligatoria y que después se podían cambiar en el banco para hacer una donación a esa institución.

 

Este sistema desapareció en los 80 debido a la crisis y se ha intentado rescatar durante varios años.

 

Los Pilones

El pilón es aquella costumbre de los comerciantes que suelen darte un poco más de lo que compraste para agradecer tu preferencia, como cuando compras 12 quesadillas y te regalan una más “de pilón”.

 

Pues en 1990, justo después de la final del Mundial de Italia (que, por cierto, ganó Alemania a Argentina), se transmitió por primera vez un comercial en el que diversos artistas del elenco de Televisa, como Anabel Ferreira o Jorge Ortiz de Pinedo, pedían “que vuelva el Pilón”.

 

Se referían a una promoción en la que diversos productos incluirían unos pequeños hologramas plateados con diferentes denominaciones que se pegaban en unas plantillas. La idea era cambiarlos por aspiradoras, planchas y otros objetos útiles.

 

Sin embargo, resultó que los productos participantes no eran los que solía comprar la mayoría de las personas (algunos eran muy chafas), además de que los pilones que contenían eran muy poquitos y necesitabas demasiados para canjearlos por algún objeto que te gustara.

 

Los Pilones murieron olvidados, pero la campaña publicitaria fue exitosa y todavía hay quien se acuerda de la tonadita aquella que decía “que bueno que nos dan pilón… qué bueno que nos dan pilón…”.

 

¿Y tú, te acuerdas de un sustituto de dinero similar?

 

 

 También checa

— Los puentes para flojear este 2016

Los últimos videocentros del DF

— La historia de Burger Boy