Noticiones chilangos

¡Entérate ya!

FRANKENSTEIN PERREDISTA

México es un joven campeón mundial en asuntos electorales. Año con año, mes con mes, se enfrenta a distintas elecciones, de voto popular o restringido, que agregan siempre una piedrita al Camino Amarillo hacia la silla presidencial. No hay paso sin huarache…

Ahora fue turno para que el Partido de la Revolución Democrática (PRD) nombrara su nueva dirigencia nacional. Los acomodos políticos, rounds boxísticos de puro gancho izquierdo, estaban alineados de la siguiente manera: los famosos chuchos apoyaban a Jesús Zambrano; los lópezobradoristas estaban con Dolores Padierna y Marcelo Ebrard apoyó el registro como candidato de Armando Ríos.

 Como todos los caminos llevan a Roma, y Roma en realidad se llama Los Pinos, la bronca verdadera para el PRD era si iba a buscar alianzas con el PAN para la elección presidencial del 2012 (asunto deseado por Zambrano y los chuchos), iba a cerrar filas con AMLO (Padierna) o buscaba cierta unidad entre ambas posturas (Ebrard, con Ríos).

Para no dejar, ganaron todos: Zambrano ganó como presidente del partido, Padierna quedó como su secretaria general y el apoyo a Ebrard fue compromiso de ambos… como también la negativa a aliarse con el PAN para la elección presidencial. 

LAS LOCAS AVENTURAS DE MUAMMAR GADDAFI

Libia lleva anfrascada en un conflicto cívico-militar una buena cantidad de semanas. Así como en otros países del Medio Oriente, hubieron varias rebeliones para derrocar a su líder de décadas enteras, Muammar Gaddafi. El líder libio, a diferencia de homónimos suyos de otras latitudes, respondió con harto trancazo contra sus paisanos.

Amenazas internacionales de intervenir en el país fueron y vinieron, hasta que Francia se adelantó a todos los pronósticos y atacó el país. Los Estados Unidos le hicieron segunda (¡y qué segunda!) y bombardearon ya puntos estratégicos del poderío militar de Gaddafi.

Pero el libio es un personaje colorido, digamos lo menos, y anunció en público que eél prevía, ni más ni menos, una "larga guerra" en contra de los países que lo atacaban, los "nuevos nazis".  "Van a morir, nosotros vamos a vencer".

Cabe recordar que Gaddafi fue ya responsable de dos ataques terroristas a los Estados Unidos,  bombardeando una discoteca llena de soldados estadounidenses en 1986 y explotando un avión Pan Am en pleno vuelo en 1988. Ay, mamá.

GODZILLA BAJO CONTROL

Cuando te llueve sobre mojado: hay un temblor espantoso, pero te cae con un tsunami de miedo, nada más para acabar con toda corriente eléctrica y hacer que todas tus plantas nucleares no se puedan regular. El riesgo de una emergencia radioactiva como de película de mostros se vuelve realidad y te las estás viendo negras. Pobre Japón.

La buena noticia es que la planta energética que más estaba presentando problemas en el país asiático,  Fukushima, ya está registrando descensos de temperatura importantes que reducen cualquier riesgo global significativamente.

Una vez controlada esta emergencia, el gobierno japonés tendrá que concentrar sus atenciones en reubicar a más de 15,000 desplazados por los desastres y responder por los más de 10,000 desaparecidos hasta ahora registrados.

Ánimo.

EL PATO PASCUAL 

Carlos Pascual fue hasta hace muy pocos días embajador de los Estados Unidos en México. Fiel a su apellido, tuvo que pagar una serie de deslices que le costaron el cargo.

En diciembre, fueron difundidos algunos cables en WikiLeaks que retrataban el desaliento del diplomático gringo hacia el avance de la guerra contra el narcotráfico en México. Según Pascual, el ejército actuaba de modo "lento", no era todo de fiar y lo mejor era buscar la cooperación bilateral con la Marina.

Felipe Calderón lo tomó a mal. Sobre todo cuando el affaire "Rápido y Furioso", donde autoridades estadounidenses introdujeron armas al mercado mexicano para vigiliarlas y observar cómo se movían dentro del circuito narcotraficante… sin avisarle a México por ninguna vía.

Después tiró la gota que derramó el vaso: en otro canal filtrado, habló de cómo el PAN tenía puros candidatos "grises" para la campaña presidencial del 2012. Felipe Calderón lo tomó a mal. Lo tomó MUY mal.

Las relaciones entonces se tensaron y Pascual presentó su renuncia. 

Esos malditos cables.