*

Cómo cazar a una lobuki (5 pasos infalibles que te llevarán al éxito) | Chilango.com

Revista Chilango

Diseño para
tu depa
Julio 2014
No. 128
Suscríbete

Registrate o inicia sesión a través de:

5 pasos infalibles que te llevarán al éxito

Cómo cazar a una lobuki

14 de enero de 2013

Generalmente pensamos que ser un mirrrey es tarea fácil, pero no podríamos estar más equivocados. Ser un papalord requiere de sacrificios, mucho dinero, antrukis, champú, fiestas y todos los rituales que esto conlleva. La presión social es muy fuerte. Pero, a pesar de todo esto, todavía hay mirrreyes que se atreven a buscar su felicidad, no por el dinero, ni los lujos, sino por el amor.

Para esos lords, preocupados por encontrar su media naranja, nos dimos a la tarea de crear un Manual de Conquista que les permita cazar con éxito a su lobuki ideal. Porque, ¿de qué sirve tanta loción si no hay quien la huela?

Saquen sus ipads y tomen nota, papawhs.

O en el caso de los menos afortunados, agarren cuaderno y lápiz, que esto está bueno.

Como te ven, te tratan

El primer paso para el ritual de cacería de lobukis es escoger un buen outfit que haga juego con tu actitud mirrreynal. Por eso a la hora de elegir tu vestimenta debes ser muy cuidadoso. Se trata de impresionar a las lobsters. No querrás parecer un Mirrrey de outlet cualquiera. Una camisa de botones y manga larga siempre es buena idea. Si tiene algún bordado que revele la marca de la misma es mejor. Así, tu beibi sabrá que eres un mirrrey con estilo que, además, podrá proveer de un buen futuro a sus hijos. 

Pero no todo es apariencias con las lobukis,  el amor no sólo es visual, asegúrate de bañar tu cuerpo de príncipe en locióncirri. De esta forma, tendrás más oportunidades de hacer que esa loba sea tuya. 

*Si usas agua de colonia estás haciendo todo mal.

Las lobukis no son zombies

Una vez que portas tu mejor atuendo, hueles a realeza, traes peinado impecable y lentes de sol, debes escoger tu objetivo. Sabemos que todo papalord las trae todas muertas por él. Obvio. Así que lo único que tendrás que hacer será elegir a la afortunada que gozará el privilegio de ser tu acompañate. Sólo agarra tu cel e invítala a salir. O, si estás de reven en el antruki, acércate a una lobuki soltera, mírala a los ojos y susurra a su oído: "qué onda, beibe, vamos a platicar un rato, ¿no?".

Ten en mente que las lobukis no son zombies, o sea, ellas no se interesan por tu cerebro. Así que relájate y no te preocupes por aparentar ser muy inteligente, con tu carisma basta, papawh. 

Crea el ambiente

Ahora que ya tienes a tu mujer, traes toda la actitud y vas por buen camino, el siguiente paso es crear un ambiente mirrreynal como sólo tú puedes hacerlo. Ya sabes: pon música romántica de "Miqui". Cuéntale sobre tu último viaje a Europa y esa historia de oso donde tuviste que entrar con Jaime al antruki. Haz lo que sea para que crea que eres un galán sensible, divertido y nada humilde. No hay cosa más repugnante para una lobster que una persona humilde, para ellas es "como de nacos". Tú siéntete el príncipe de la noche y hazle notar lo arrogante que eres. Eso te hará el dueño del momento.

Tip: Procura hablar con la papawh en la boca, termina los enunciados con "y así", "uki" y esa loba será tuya.

Sin champú no hay suerte

Si has seguido estos pasos vas por muy buen camino, champ. Estás a sólo un paso de hacerla tuya. Relájate, toma un buen respiro y manda a Jaime por champú. Porque sin champú no hay suerte, lord. Nada como una bebida burbujeanta para hacer que esa noche sea mágica. Después de un par de copas, risas y diversión, esa mujer es tuya. Ahora tendrás que dar el paso definitivo: Primero, revisa tu aliento para evitar hacer el oso. Después, haz cara de pato (nivel experto), acércate lentamente a sus labios y dale un beso bien plantado. 

*Si te corresponde, es tuya; si sale corriendo y pide ayuda, nunca lo fue.

Toda tuya, matador

Es hora de disfrutar la victoria, galán. Todo depende de ti. Tú decides si quieres seguir con la misma y tal vez establecer una relación amorosa tipo Luismi y Arámbula; o dejarla ir y conquistar al mundo, justo como hizo Luismi a los pocos meses de ser 'cazado'. No hay limites, lord. El mundo es tuyo.

Texto  
¿Te gusta?
Síguenos en: