Revista Chilango

Las 52 mejores cantinas botaneras

Noviembre 2014

SUSCRÍBETE AQUÍ A LA REVISTA

Forma parte del Club
Vive Chilango

Síguenos en:

Leyendas porno de la Época Dorada

1 de 2

Del porno y de sus nombres


23 de febrero de 2011
Por  Fernando Delmar   , que vio una cantidad de pornografía penosa para las horas de oficina

Alguna extraña sucesión de circunstancias liberó a los pornógrafos: la segunda oleada de feminismo durante los años 60, el control médico de las enfermedades venéreas, la ya confirmada extrapolación de las salas de cine a lo largo y ancho de los Estados Unidos, la pelvis de Elvis o una calentura generalizada...

Lo cierto es que la pornografía se centraba ya como un común denominador en la mente del hombre sexuado. Podía disfrutarse sin complejos.

Pero lo interesante es que, de pronto, aquellas mujeres –antes penetradas en el anonimato y la oscuridad– podían convertirse en celebridades de una industria súbitamente próspera. Tenían la posibilidad de vencer en un medio que antes ofrecía poco. Podían apelar al marketing personal por medio de sus pechos, sus orgasmos, su culo... y sus nombres.

La mística de la pornstar necesita alguna especie de "amarre" para consolidarse. A final de cuentas, hemos visto de estas mujeres más de lo que ellas han visto de sí mismas, por lo que alguna característica anatómica puede sobrar para que lleguen a ser recordadas. De esa época de oro y de algunas más próximas pensamos en los nombres de la pornstar como clásicas y divertidas ocurrencias que se han convertido en tradición. Para los calientes.

Desireé Cousteau

Desireé Cousteau
  • Desireé Cousteau
  • El explorador marítimo Jacques Cousteau estaba en la cima de su fama y una muchachita hija del redneck estadounidense tomó su nombre. También tomó al mundo del porno por sorpresa con dos clásicos fundamentales: Pretty Peaches y la brillantemente titulada Inside Desireé Cousteau. Con su cara de señora en el súper y sus exuberantes curvas, lograría hacer lo que su primer nombre indicaba: ser la más deseada.

     

    Ona Zee

    Ona Zee: que si quieren ver, dice
  • Ona Zee: que si quieren ver, dice

  • Una característica fundamental (aunque no siempre presente) en los nombres de las estrellas pornográficas es su constante juego de palabras. Cual literato modernista, esta californiana haría de su nombre una traviesa e incitante invitación: Ona Zee, en inglés, se lee y escucha como "wanna see?", que en español significa: ¿Quieres ver? Aunque nunca dejó demasiado a la imaginación, miles la siguieron en una carrera exitosa que alcanzó mediados de los años 90.

    1 de 2
    Texto  
    ¿Te gusta?