Revista Chilango

Los 10 mejores restaurantes que valen la cuenta

Septiembre 2014

SUSCRÍBETE AQUÍ A LA REVISTA

Síguenos en:

La perla colonial de Coyoacán

Recorrido: Francisco Sosa

Francisco Sosa, hito colonial Cassandra Guti?rrez Francisco Sosa, hito colonial
01 de febrero de 2011
Por  Fernando Delmar   

Caminaremos, sin peligros, por uno de los cuadros históricos más importantes de la ciudad y más hermosos del país entero: la calle de Francisco Sosa, centro colonial del  lugar de los coyotes.

Si va uno por avenida Universidad, cerquita de los Viveros y Miguel Ángel de Quevedo,  encuentra en la entrada de la calle que visitaremos cuatro elementos identificables: en el extremo izquierdo, un caño con olores insoportables. Junto a él, la capilla y el puente de San Antonio de Panzacola, construcciones del siglo XVI que cruzaban el río de la Magdalena (el ahora caño) y de las pocas edificaciones que se conservan intactas de la época.

Capilla de Panzacola
  • Panzacola
  • Del otro lado, abierta al público pero escondido tras de muros, está la capilla del Altillo, una especial pues dicen los que saben que su techo en forma de elíptica es un hito de la arquitectura mexicana.

    Capilla de El Altillo
  • Altillo
  • Después de poco, se encontrará a mano derecha la nueva Fonoteca Nacional. Es un proyecto interesante: conserva registros sonoros de muchas claves históricas del país (están, por ejemplo, la única grabación que existe con la voz de Don Porfirio o muchas grabaciones folclóricas musicales de interés) y seguido tienen exposiciones y eventos que vale la pena visitar. Además, es un espacio bellísimo, que hace no mucho servía como sede de la Fundación de Octavio Paz.

    Tranvía turístico en Coyoacán
  • Tranvía
  • Siga el camino amarillo, que no es amarillo y a veces está en obras. Aumentarán, conforme avanza, el número de árboles y callejones aledaños. Disfrute de la vista: estamos en una calle que vale la pena observar con calma y gozar a cada paso.

    Se cubrirá con el follaje de enormes árboles y dejará atrás cualquier cosa que le recuerde a la ciudad moderna. Se encontrará con la fonda Las Lupitas, un rincón nostálgico que recuerda a los establecimientos de antaño, además de dos sitios de interés: primero,  la iglesia de santa Catarina. Con su patio que enamora y es ideal para aquella mujer que sí te importa, es una iglesia que data del siglo XVII y se usaba para evangelizar a la población nativa.

     

    Iglesia de Santa Catarina
  • Catarina
  • La casa de cultura Reyes Heroles tiene un buen restaurante y es un lugar lindo de visitar, si bien no encuentra uno exposiciones extraordinarias ni talleres excepcionales. A ver si le toca. Pero es un espacio también de época colonial que conserva casi íntegra su construcción.

     

    Casa de la Cultura Reyes Heroles
  • Heroles
  • Escondido en una esquina, está también el teatro Santa Catarina, perteneciente a la UNAM y que muestra algo de artes escénicas de corte experimental. Aquí sí vale mucho la pena ver qué se muestra y darse un espacio.

    Pronto también topará con la Compañía Nacional de Teatro, manejada por Luis de Tavira y que ofrece extraordinarias opciones dentro del mundo de las tablas. Además, se encuentra en una casa cuyos espacios son considerados unos de los más hermosos de todo Coyoacán.

    Casas coloniales en Francisco Sosa
  • Coloniales
  • La casa del mismísimo Francisco Sosa sigue unas cuadras adelante. El número 38 (casa grande, amarilla, emplacada y sin timbre para no molestar) servía de residencia al gran historiador (exageramos, lo conocemos poco, lo conocen poco, pero hay que mantener las formas) autor de títulos tan memorables como Doctor Cupido, El Privado y Por una madrastra. Ahí nomás.

    Casa de Francisco Sosa
  • Sosa
  • Poco después, está la "Casa de Alvarado". El número 338 (si no le sirve la referencia numérica, falta buscar a su mano izquierda una casa con harto dioro y unas letrotas que la delatan) era la quinta utilizada por Pedro de Alvarado, uno de los más violentos (y por tanto, exitosos) de los españoles que llegaron por estos lares. Fue el que ordenó la Gran Matanza del Templo Mayor y, mientras destronaba mexicas, descansaba en el apacible Coyoacán.

    Francisco Sosa, paisaje familar
  • Sosa2
  • Y después de una caminata tan larga y extenuante, ha llegado usted a la Plaza de Coyoacán, oficialmente conocida por el nombre de cada una de sus partes: la Plaza Hidalgo  y Jardín Centenario. De sus sorpresas y particularidades, así como de los secretos de otras zonas coyoacanas y acoyotadas , hablaremos en el siguiente recorrido.

     

    Texto  
    ¿Te gusta?