Revista Chilango

Las 100 canciones que marcaron nuestras vidas

Octubre 2014

SUSCRÍBETE AQUÍ A LA REVISTA

Síguenos en:

Hot, hot, hot

1 de 3

10 Objetos sexosos


21 de junio de 2010
Por    Mónica Isabel Pérez y Ana Felker

CANDYSOFA
Para aplicar el sofá-sutra

A simple vista es un coqueto silloncito de diseño, pero en realidad es la mejor forma de evitar dolores de espalda cuando quieres dártelas de flexible.
Las líneas y curvas de Candysofa son puntos de apoyo para el área pélvica, lo cual permite que tu pareja y tú puedan tomar posiciones más arriesgadas sin lastimarse.
Lo fabrican en tres materiales distintos, todos ellos resistentes y fáciles de limpiar (el de piel sintética se recomienda para uso rudo), además está padre y si no tienes con quien usarlo al menos podrás echarte un coyotito (no literalmente) con más comodidad. Entra a candysofa.com para ver todo lo que podrías hacer en él y cómpralo en:
Sex Shop The City, Tamaulipas 155-A, Condesa, 5256 4573, lun-sáb 12-21hrs. $5,000.

CRYSTAL BALLS
Memorias de una geisha

Vienen en un empaque todo curiosito que invita a darlas como regalo. Parecen caramelos, pero el efecto dulce se obtiene, más bien, usándolas. Las Crystal Balls no son otra cosa sino las famosas “bolas chinas” o bolas Ben-Wa. Se introducen en la vagina y, al caminar, se obtiene un efecto de vibración constante que provoca un placer indescriptible. Usarlas fortalece los músculos vaginales –cuenta la leyenda que eran uno de los grandes “sexy-tips” de las geishas japonesas– y gracias a que ejercitan el suelo pélvico, pueden ayudar a controlar la incontinencia. Ni hablar de sus propiedades relajantes… ¡son un remedio infalible contra el estrés! Puedes comprarlas y pedir asesoría mientras te diviertes en una reunión de Tupper Sex (sí, como las “demostraciones” de la seño de los tuppers, pero con más onda). Toda la info está en: tuppersexmexico.com, $580.

FOREPLAY DICE
Tira hasta excitar

El juego de mesa pasa a ser un juego de cama con los dados Foreplay dice: en lugar de los tradicionales puntintos numéricos, las caras de estos traviesos dados proponen acciones como besar, morder o succionar y otro te dice las partes del cuerpo –zonas erógenas, por supuesto– en las que debes realizarlas. Un par de botellas de vino bastan para tener el pretexto del juego, la aventura se vuelve más emocionante gracias a la intervención del azar. Elimina el exceso de iluminación sin preocuparte por no poder leer el resultado de tus tiradas: los daditos brillan en la oscuridad. Los venden en Sex Shop The City, Tamaulipas 155-A, Condesa, 5256 4573, lun-sáb 12-21hrs, $100. 

1 de 3
Texto  
¿Te gusta?