No lo digo por borracho…

Cuando estás hasta las manitas

 

Contexto:

En la fiesta o en la cantina, cuando estás hablando de un asunto muy serio o simplemente confesádole tus verdaderos sentimientos al amor de tu vida/mejor amigo/señora que vende tacos de canasta, y quieres dejar MUY en claro que no estás (obviamente) borracho.

 

Interpretación:

“No me voy a retractar de esto cuando esté serio, pero no tengo los pantalones para decírtelo en mis cinco sentidos, así que ahí te va, desde mi ronco pecho…”

 

Riesgo:

Que realmente no querías decirlo, pero te friegas porque estabas borracho. Si al día siguiente tienes anillo de compromiso, una nueva casa o nuevo roomate, ni modo. Fuiste advertido.