Neil Armstrong

A 40 años del alunizaje

VÍARuy Feben
Personas que estuvieron (real o metaf?ricamente) en la luna

Por Ruy Feben,
canceriano (por tanto, lunático).

Ahora que festejamos los 40 añotes desde que el ser humano pisó la luna, es un buen momento para recordar a algunos de los lunáticos más acá de la hitoria. Así que vamos a ver:

¿Por qué estuvo en la luna?
Bueno: el buen amigo Neil estuvo de hecho parado sobre la luna. Fue el primer ser humano que puso un pie sobre el satélite (a menos, el primero del que tengamos conocimiento).

¿Cómo fue?

Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, Rusia y Estados Unidos se convirtieron en las mayores potencias del mundo. Además de comenzar un juego de empujone para ver quién lanzaba primero una bomba atómica (y sin contar que es a la Guerra Fría a la que le debemos términos como “camarada”, “rojillo”, “cerdo comunista” y “cerdo capitalista”), los que por entonces eran los dos grandes bullies del mundo se lanzaron a la famosa guerra espacial. A finales de los cincuenta, Rudsia ganó el primer round: logró poner un hombre en el espacio (a quien todos respetaron a pesar de ser tocayo de una querida cantante veracruzana). Así que Estados Unidos se decidió a poner un hombre en la luna. Diez años después lo logró, en la misión del Apollo 11.

Lo memorable…

O quizá no lo logró. Una de las leyendas urbanas más famosas del mundo dice que el alunizaje de julio de 1969 nunca ocurrió, y que fue la sed de poder de Estados Unidos la que inventó este hecho. Se dice que el alunizaje y la famosa pisada de Armstrong en la luna fueron actuados en un estudio de Hollywood. Aunque se ha desmentido cientos de veces, hay videos que parecen comprobar lo contrario. En todo caso, Neil nos dejó una gran frase que a todos nos costaba trabajo entender bien en la primeria: “es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad”. La verdadera pregunta es cuánto tiempo pasó Neil armando esta pegajosa sentencia.

 

Notas relacionadas:

¿Qué dice tu tatuaje?
Notas que nunca publicaríamos
Miertes que nos impactarían