Miedo a los enanos

Ñaca, ñaca

¿Por qué nos da miedo?
La verdad por ignorantes, pues en esencia son iguales a nosotros, sienten igual y piensan igual. Sólo que si no estás acostumbrado a su imagen, puede ser inquietante, por parecer duendecillos.

Sería peor sí:
Uno de ellos fuera malvadillo y se metiera a tu cuarto a escondidas una noche de lluvia para espantarte.

Para enfrentarla:
Hazte amigo de una persona pequeña y verás que en el fondo son luchones e incomprendidos. O ve la serie de Discovery Home and Heath “Un gran mundo pequeño” que te presenta una familia con enanismo en la mayoría de sus miembros, descubrirías que son un ejemplo a seguir.