Michael Anderson

flickr.com/jastacey128

¿Quién era? 
Asesino condenado a pena de muerte en la silla eléctrica, logró que le redujeran la sentencia a cadena perpetua.

¿Cómo murió? 
En la silla eléctrica… o más bien el trono eléctrico. Mientras estaba sentado en el retrete metálico de su celda, intentaba arreglar su tele. Decidió morder uno de los cables y tómala: electrocutadísimo y muertísimo.  

Sigo pensando que tener una tele en el baño es de las mejores cosas que me pueden pasar.