#MentirasDeLaFiesta

El alcohol saca a flote lo más profundo de nuestro corazón

Getty Images

Las fiestas son un elemento imprescindible de la vida diaria. Ahí, podemos soltarnos la corbata, desabrocharnos la camisa y vivir la vida loca.

El calor de la noche y la influencia del alcohol nos obligan a dejar a un lado la seriedad, olvidarnos del pudor y sacar nuestra verdadera cara. Claro que después de 9 cervezas la “verdad” se vuelve muy dudosa, y empezamos a mentir por convivir.

Dicen por ahí que los borrachos y los niños dicen siempre la verdad. Obviamente quien dijo eso, estaba ebrio. Para comprobarlo, decidimos hacer una recopilación de las #MentirasEnLaFiesta más comunes.

¿Cuáles han aplicado?

“Yo te quiero un shiiiigooo” 

No importa que te acabe de conocer, carnal. Tú y yo somos brothers. Lo supe desde el momento en que compartimos esta chela. ¡Salud!

“Dame mi cel, obvio no le voy a marcar”

Todos somos culpables de esta fechoría. Desde antes de la fiesta encargamos nuestro celular a quien más confianza le tenemos para no cometer estupideces y a mitad de la noche estamos como perros detrás de ellos para que nos regresen nuestro celular. 

“¿Te digo la neta?”

Cuando esta frase viene acompañada de un “te lo juro, ¡por esta!” nada de lo que diga esa persona es cierto, sin embargo puede ser usado en su contra. Así que pongan atención.

“Mañana te ayudo a limpiar”

A la hora de armar la fiesta todo mundo se muestra muy animoso de cooperar. Si tus amigos te dicen esta frase, tómate un minuto, respira y echa un vistazo por última vez a tu impecable casa, porque al día siguiente no quedará rastro alguno.

“Sólo invité a un amigo”

…que invitó a dos amigos, que tuvieron que invitar a unas amigas y estas trajeron a sus primas, que invitaron sus novios, quienes trajeron a sus cuates…

“Mi amor, te juro que no van a ir mujeres. Te lo juro.”

Esas mujeres de las que te contaron, ya estaban cuando yo llegué. Es más, a mí me dijeron que era de puros cuates. Me mintieron. Fui una víctima.

“No estoy borracho. Yo manejo”

Cuando eres tú quien pronuncia estas palabras es la clara señal de que estás borracho y no deberías manejar, de lo contrario ¿por qué te esfuerzas en demostrarlo haciendo un “cuatro”?

*Por nada del mundo se les ocurra manejar borrachos, neta. Menos si andan como el hombre de este video.

“Yo puro whiskey, goei”

Corte a: el mismo individuo que presumía esto, termina tomando tonayán tapita de plástico. 

“Yo invito la próxima”

Promesas vacías de gente enfiestada. Sólo quiere decir que no traen dinero pero quieren seguir chupando. Cuando digan esto, grábalos para poder comprobar que lo dijeron y cumplan sus promesas.

“Soy el hijo del papá”

Un video vale más que mil palabras. Te extrañamos, CANACA. 🙁

http://www.youtube.com/watch?v=cWBZJwT7zi8

“Entre mi ex y yo ya no hay nada”

Tipico que en la fiesta te encuentras a tu ex, se coquetean, ríen toda la noche. Tus amigos te preguntan qué demonios haces y tú aplicas esta mentira. Despiertas al día siguiente junto a tu ex y entonces piensas en la siguiente mentira.

“Ya no voy a tomar…” o “No vuelvo a chupar”

Todos soltamos estas palabras cuando empezamos a sentir que el mundo se mueve bajo nuestros pies y las tripas nos empiezan a vibrar para cantar Oaxaca.

Es el síndrome del borracho arrepentido. Irónicamente esa persona te dijo lo mismo la semana pasada y la semana anterior a ésa. 

“La última y nos vamos”

Con estas palabras se empieza un loop eterno donde todas las frases mencionadas se repiten constantemente. El orden varía pero la esencia es la misma.