Haz tus Mason Jars en casa

Alternativas al frasquito hipster

Pável M. Gaona

¿Has visto esos frasquitos que toda la banda barbona gafipasta de la Roma-Condesa usa para beber infusiones, smoothies y toda clase de menjurjes de moda?

Si quieres estar en onda pero no quieres gastar una millonada en esos vasitos mafufos, aquí te traemos algunas opciones caseras que te harán ver muy chic. Porque todos tenemos un Doctor Chunga dentro y los chilangos nos pintamos solos para improvisar, ¡adelante con los genéricos!  

Frasquitos de Gerber

Seguro has ido a unos de esos restaurantes gourmet en donde las raciones son minúsculas y sales con más hambre de la que entraste. Si tienes una cena muy fancy, impresiona a tus invitados sirviéndoles sus bebidas en un frasquito de Gerber, para que todo esté en la misma onda petit. Procura que los frasquitos que vayas a usar sean de papillas o jugos frutales, no vaya a ser que sean de hígado y les quede algún saborcillo desagradable. 

Vaso de veladora

Todos tenemos un amigo que no sale ni en rifa o hemos pasado por alguna apuración económica que requiere de la intervención de las fuerzas celestiales. Nunca está de más comprar unas cuantas veladoras, ponérselas a San Antonio, A San Juditas o a San Martín de Porres, como le hacía Cirilo en Carrusel. Una vez que las veladoras se hayan terminado, ¡voilá!, ya tienes unos vasitos muy chulos para hacerles refill ya no con cera, sino con tu bebida favorita. Los que sirven mejor para este propósito son los que tienen tapita con rosca. Además hay unos de colores muy cucos que harán que tu alacena luzca diversa y festiva.  

Frasco de mole Doña María 

¿Tienes invitados en casa y quieres agasajarlos con un buen mole, pero eres más inútil que la primera “r” de Marlboro? Para ti que se te quema hasta el agua, el mole Doña María es una gran opción. Además, una vez que hayas usado todo el mole puedes usar los frascos y servirles ahí su agüita de limón con chía. Checa que te lo den en frasquito porque hay una versión más austera que viene en Tetrapack y así no podrás dar buena impresión y tus planes quedarán arruinados. 

Envase de Nescafé

Si no eres de esos exquisitos que se sienten grandes catadores y le hacen el fuchi al café soluble, debes tener un frasquito de Nescafé en tu casa. Ojo, porque además aquí hay varias opciones a elegir: el Clásico y el Decaf tienen un frasquito “acinturado”, mientras que el Dolca ya da más el gatazo de Mason Jar. Ahora que si quieres echar la casa por la ventana, entonces puedes adquirir un Gourmet “Tastec Choice”. Cuando tus amigos vean este frasquito seguro te dirán: “¡ay wey, eres de varo!”. 

Frascos de mayonesa

Chilango que no se ha echado un delicioso elote con harta mayonesa, queso y chilito piquín, no es chilango. Cuando los frascos de mayonesa se acaban, ¿por qué no reciclarlos? Nomás quítales la etiqueta y ya tendrás un coqueto vasito hipster casero. Además, esos frascotes enormes que llevan los eloteros en sus carritos los puedes lavar y usar como vitroleros de aguas frescas para tener todo el conjunto completo. ¿Ven? Todo se puede tener sabiendo reutilizar. 

¿Qué tal, les gustó este minitutorial de do it yourself? Recuerden que no es necesario botarse chingos de varo para estar en tendencia. Además siempre es bueno tirarle paro al mundo con una actitud eco friendly en lugar de andar de consumistas y faroles. Esto es información que cura (al planeta). 

También checa:

– Cosas que coleccionábamos en los 90
– Lugares retro chilangos
– Moda retro chilanga