Los musicales

¡Qué oso!

Mama Mia

¿Quién es el culpable?

Ale y Mariana

¿Por qué es tan placentero?

Porque casi siempre son de gran producción, porque la vida es mejor cantando, porque nosotros también terminamos canturreando la canción más pegajosa y en una de esas hasta imitando los pasos.

¿Y la culpa de dónde?

De que casi siempre son cursilísimos, de que son totalmente fuera de la realidad de que está muy ridículo sentirse conmovido por historias que terminan cantando a todo pulmón, porque todos son iguales.