Libros para niños que amamos los adultos

Porque la literatura no sabe de edades

Getty Images

Hay grandes clásicos como El Principito que si bien fueron pensados para un público infantil, contienen un profundo sentido que los hace aptos para ser leídos por personas de todas las edades.

Aquí te dejamos siete recomendaciones de libros que fueron creados para niños, pero muchos adultos amamos. 

El libro de las pequeñas cosas de Nina 

Este libro fue hecho a mano por el artista plástico neoyorkino Keith Haring para Nina Clemente, hija de su amigo y también artista Francesco Clemente. Como parte de sus instrucciones, Haring anotó: “Éste es un libro para que colecciones pequeñas cosas: cosas que hagas tú misma, que dibujes, que encuentres y quieras guardar. Es importante que sean cosas pequeñas. Recuerda que a veces las cosas pequeñas, son las mejores”. Es un libro increíble que invita a animar la imaginación de los niños y los no tan niños, ideal para los artistas. Dicen por ahí que un artista es un niño que ha sobrevivido.  😉 

El pato y la muerte 

En Duck, death and the Tulip o El pato y la muerte como se ha traducido al español,  el autor alemán Wolf Erlbruch le echa la mano a los papás con una cuestión que podría ser difícil de abordar y es ciertamente compleja. Es un texto ligero, agradable y lleno de lindas ilustraciones (el autor es diseñador e ilustrador). Aunque no seas niño seguro lo disfrutarás y te hará ver el final de la vida de una forma distinta. Recuerda que los niños están muy despiertos y se preguntan sobre todos los temas, incluso éste, que puede ser complicado. 

Momo 

Michael Ende cautivó al mundo con su libro La historia Interminable que si bien puede ser disfrutable para los niños, tiene cierta complejidad narrativa que la sitúa más bien en la literatura para adolescentes. Sin embargo, en Momo sí encontramos una obra que los más chicos pueden disfrutar sin ningún problema. Cuenta la historia de una niña que tiene la capacidad de, con su viva imaginación y su vocación por escuchar, tocar las vidas y los corazones de quienes la conocen. Esta obra es una crítica mordaz al capitalismo y al sinsentido de querer ahorrar tiempo y bienes. Mientras sus villanos son seres grises y corporativos, sus héroes pertenecen a estratos sociales bajos, pero que han encontrado la felicidad en cosas sencillas. Una historia que le puedes leer a tus peques, pero a ti también te hará sonreír. 

Donde viven los monstruos 

Los niños rebeldes a veces cuentan con una fantasía recurrente: la de ser temidos y respetados por todos. Éste es el sueño de Max, cuya habitación una noche se convierte por arte de magia en un paraje selvático. Después de encontrar una lancha que curiosamente lleva su nombre, finalmente llega al lugar donde viven los monstruos. Su liderazgo hace que lo nombren rey, dada su capacidad de asustar y amedrentar a los demás. Fue un libro controvertido pues se decía que lejos de educar a los niños para ser respetuosos, los incitaba a la indisciplina, premiándolos con el reconocimiento por su mala conducta. Sin embargo el libro terminó por consagrarse como un clásico e incluso en 2009 hubo una adaptación cinematográfica impecablemente realizada en el plano de lo visual y de la construcción emotiva, mucho más para adultos que para niños. 

Cuentos de la Selva 

Seguramente han leído o al menos escuchado mencionar relatos como “El almohadón de plumas” o “La gallina degollada”, algunos de los cuentos más escalofriantes de la literatura hispanoamericana. Quien conozca estas historias contenidas en el libro Cuentos de locura, de amor y de muerte de Horacio Quiroga, seguramente no imaginaría que este autor tiene en su haber un increíble libro para niños llamado Cuentos de la selva. Este libro, que Quiroga dedicó a sus hijos, está ambientado en la selva del amazonas y cuenta relatos emocionantes como “La tortuga gigante” o historias aleccionadoras como “La abeja haragana”. Un libro para niños, tierno y lleno de aventuras, que cualquier adulto debería tener en su biblioteca. 

Flor de juegos antiguos 

En este libro, el autor jalisciense Agustín Yáñez hace un recorrido por esos juegos que aquéllos que no crecimos en la era de las tablets o de internet, jugábamos en los patios de las casas o en la calle. En este libro se cuenta desde el primer amor hasta la primera vez que uno de los personajes se va de pinta, rodeado de elementos mexicanos que lo hacen sentir muy cercano, como las posadas o el repicar de las campanas. Es un libro pensado en niños que si hojeas siendo adulto, te llenará de nostalgia y de momentos padres que viviste siendo chamaco. 

Libros de texto gratuitos de la SEP 

Cuando éramos niños no sabíamos que lo que teníamos en las manos como material de lectura eran verdaderas joyas. Si rondas por el tercer piso y aún conservas algunos por ahí, te darás cuenta de que contienen fragmentos de autores enormes como García Márquez, Miguel de Cervantes Saavedra, Ray Bradbury o Juan José Arreola, entre muchos otros, convirtiéndolos en cocteles literarios alucinantes. Lo sentimos mucho por las nuevas generaciones, que ya no cuentan con estos libros que a nosotros nos hicieron soñar y en algunos casos, enamorarnos de la lectura. 

Si has leído estos libros, seguro les guardas algún cariño especial. Vuélvelos a leer y reenamórate de ellos; seguro encontrarás un sentido distinto o algo que se te haya escapado. Comparte esta nota con aquellos que tengan chilanguitos curiosos que estén en edad de iniciarse en la lectura (o para aquellos que son niños crecidos).

También checa:

7 libros prohibidos
5 libros para entrarle a Gustavo Sainz
10 libros chilangos que debes leer
5 libros de José Agustín que deberías leer