Las odiamos por:

flickr.com/BWJones

Preguntarnosqué pensamos

¿Porqué? ¿Por qué demonios necesitan saberqué estamos pensando? ¿Y por qué en ese momento? No lo entiendo y jamás lo entenderé. Por algo lo estamos pensando y no lo estamosdiciendo, porque no queremos que nadie lo escuche. Está dentro de nuestra cabeza, sólo paranosotros, pero nooooooooo, a fuerza tienen que saberlo. Y no vaya a ser que digamos "nada" o "no meacuerdo" porque entonces empiezan a buscar como locas una excusa y todo acabaen pelea. 

Por eso, por querer saber quepasa dentro de nuestra mente todo el tiempo, todos los días, las odiamos.

Susconfusiones

Que "sí"significa "no". Que si dicen qué quieren y enrealidad no quieren. Que cuando nos danchance de irnos con nuestros amigos en realidad es una prueba, y si nos vamosreprobamos como los grandes. ¡¿Quién las entiende?! Sean concretas, si estándiciendo algo que no sienten, no lo hagan, sean congruentes con lo que estánpensando y queriendo. Si no quieren quenos vayamos 7 meses a Las Vegas, no nos digan "sí, haz lo que quieras." Dígannos"¿Estás mal de la cabeza? Te quiero aquí conmigo esos 7 meses".  Perro perro, gato gato, les prometo que todosería más fácil. 

Y por eso, por hacernosdudar de toda decisión que tomamos, las odiamos.

Susindirectas

Está bien,tal vez no seamos los más brillantes en muchas ocasiones pero el que 7 añosdespués te enteres que la mujer con la que siempre quisiste estaba secretamenteenamorada de ti y te lo demostraba parpadeando al doble de velocidad cada quete veía, no está padre.  Doy graciastodos los días porque hoy ya son más directas y muchas no tienen problema conser quienes dan el primer paso y se acercan a hablar. Pero entiendan, si nossonríen y luego luego nos dan la espalda es muy poco probable que nosacerquemos. Si están enojadas,DÍGANLO. No anden con carita de pucherotodo el día esperando que les preguntemos qué les pasa. 

Por eso, por tenernos en un estado deconfusión permanente, las odiamos.