La reivindicación de los godínez

Los oficinistas también tienen grandes cualidades

iStock

Hablar de las actitudes de los godínez siempre parece ser muy criticable: Que si sólo están preocupados porque llegue la quincena, que si nada más se juntan pa’ echar chal en la oficina y criticar o balconear a Sarita, la del archivo; que si aprovechan cuando el jefe sale para fisgonear en el Facebook o salir a fumar un cigarro.

Sin embargo, no todo es criticable en el mundo godín. La realidad es que los godínez tienen muchas cualidades a resaltar que tanto ayudan al buen funcionamiento de la oficina, como a la buena relación entre compañeros. Si no lo crees, aquí desmenuzamos unas de ellas:

Puntualidad

Los godínez hacen lo que sea por llegar a tiempo a la oficina. Sí, tal vez sea por no perder el bono de puntualidad, pero de que son puntuales lo son. Y como decíamos, hacen de todo por estar a la hora exacta checando tarjeta, desde salirse a las 5 de la mañana (o antes) para llegar sin problema, hasta aguantar los empujones en el Metro o irse colgados en la puerta del camión; desde agarrar lugar en el transporte para irse maquillando y no perder tiempo hasta correr cual Usain Bolt, esquivando cristianos en la calle. 

Un godínez jamás aplicará la de “no importa si llego media hora tarde”, porque sabe que a su bono le saldrían alitas. 

Organización

¿De dónde crees que cualquiera que se precie de ser un auténtico godínez aprendió a organizar los expedientes, las hojas de pago o las facturas del año? Pues claro, el godín promedio le sabe a eso de ser organizado gracias a que es una de sus acciones más recurrentes en la oficina, como armar la tanda (a poco no Juanita, la del archivo, no es la mejor en armando las fechas y los números, aunque siempre se apaña el primer número y el último).

También son buenos para organizar los pasteles de los cumpleaños de sus compañeritos godínez: Sin que el festejado se dé cuenta, ya se levantaron para armar la coperacha y mandar a Toñito, el guardia, por el pastel al súper más cercano. Ah, y no creas que todo se queda en el pastel. Es tan grande la organización de los godínez, que alguien cuenta con el cuchillo y la pala para partir el pastel, alguien más tiene platitos y cucharas, y si no hay, las servilletas están a la orden. Y mientras Carmelita parte el pastel (porque es la de la experiencia), alguien más ya se apuntó para ir repartiendo las rebanadas.

Y no sólo los pasteles: también la rosca de Reyes y los tamales del Día de la Candelaria y hasta el Pan de Muerto.

¿Y qué tal cuando se organizan los intercambios de Navidad? También tiene su mérito, porque hay quien es medio marro y no se caracteriza por dar buenos regalos; entonces ahí llega quien arma bien las reglas del intercambio: Puede ser de libros y/o discos, (algunos hasta hacen un listado de 3 peticiones para no errar); o que no baje de 200 pesos y no más de 500, para que sea equitativo.

Ven cómo sí hay organización. 

Compañerismo

Es muy común que en el ambiente de oficina a veces haya mala onda o chismes que todos queremos evitar: que si Fulanito ya se anda tirando a Fulanita; que si Perenganito es un flojonazo de aquéllos que no hace su chamba; que si Sutanito es el más barbero y anda de lambiscón con el jefe.

Pero no todo es mal rollo. Los godínez también saben ser buenos compañeros y lo demuestran con hechos tan sencillos como la amiga que siempre tiene un detalle en fechas especiales: regala paletas de chocolate o bombones el 14 de febrero; lleva calaveritas de gomita o de azúcar en Día de Muertos, o se sabe la fecha de cumpleaños de cada uno de la oficina y junta a sus cuates para adornarle el lugar al susodicho, con globos y toda la cosa.

También están aquéllos que alivianan al soldado caído en los fines de quincena: aquéllos que no llegan a la meta prometida y que no traen ni un clavo en la bolsa. Siempre estará el salvador o salvadora que lo alivianará, ya sea con un boleto del Metro, un aventón o ya en una de ésas, hasta le dispara las quecas a la hora de la comida.

Sí, aún creemos en la humanidad y en el compañerismo godínez. 

Productivos

Esto es lo que tal vez más le interesa al jefe: Está bien que hablemos de lo buena onda que pueden ser los godínez, pero al mandamás lo que le interesa es que la gente sea productiva. Y los godínez pueden serlo.

Aquí no promovemos la explotación laboral, pero es bien sabido que los godínez son muy chambeadores y se ponen la camiseta (siempre y cuando se sientan respaldados por el jefe o la empresa). Cuando es necesario, se fletan y se quedan para sacar esa chamba urgente, o aprovechan bien sus momentos para tener a tiempo los informes solicitados.

Incluso, algunos godínez (la mayoría) sienten como si se retorcieran en la silla cuando una junta se alarga debido al jefe que se poooone a platicar de lo que hizo el fin de semana, o que si vio tal película (a ese jefe le dicen el ‘sinamigos’, por cierto). Lo que quieren los godínez es volver de volada a su lugar para terminar la chamba.

Sí, les gusta echar el chal, pero los godínez, cuando de chamba se trata, se aplican.

¿Qué otras cosas positivas te laten de los godínez?

También checa:

– ¿Marcha de médicos enojados por el bullying?
– Las leyes más extrañas que regulan el sexo en el mundo
– Los errores de Javier Alarcón y su salida

Cosas en las que le atinó (y falló) ‘Volver al Futuro’

– 35 regalos para Kim Kardashian por su cumpleaños 35

– Burger Boy: la extinción de los dinosaurios brontodobles

– #FrasesDespuésDelSexo

– Asalto con violencia en la colonia Morelos

– Balacera en Tacuba; la policía detiene a dos

– Rata se sube a robar a microbús en Martín Carrera y es capturado