La princesa y la bomba

Leyendas de videojuegos

*HAY SPOILERS A CONTINUACIÓN*

Braid (2008) es uno de los videojuegos más relevantes de la década pasada por varias razones, entre las que se incluyen su acercamiento al arte (hay un debate sobre si los videojuegos son arte o no y Braid puso el dedo en la llaga) y su extraña y bizarra trama, cuyo final está sujeto a múltiples interpretaciones.

El título, que por cierto tiene muchas referencias a Super Mario Bros., trata de un hombre godinezco llamado Tim que debe rescatar a una princesa de un monstruo. Nunca se sabe cuál es la relación de la princesa con el protagonista, pero a lo largo del juego se dan algunas pistas muy extrañas, citas de libros, y más, que nos dan a entender varias cosas.

En Braid puedes regresar o adelantar el tiempo con el fin de rehacer ciertos movimientos erróneos que no te permiten pasar el nivel o revivir en caso de perder la vida. En el último nivel, cuando juegas con el flujo de tiempo “normal”, tienes que huir de un fuego infernal y la princesa, que ha escapado de las garras del monstruo, corre en otra altura mientras te ayuda a superar ciertos obstáculos gracias a los cuales podrías morir calcinado…

O eso es lo que todos creíamos cuando llegamos a ese momento, porque una vez que llegas al final del nivel, la princesa queda “atrapada” en un cuarto. Entonces, el tiempo comienza a ir hacia atrás y vemos claramente cómo parece que es la princesa quien huye de ti, poniendo todo tipo de trampas para que no la atrapes y mueras. Al final, ella llega con el monstruo y se avienta a sus brazos, sonriendo aliviada. Y ahí termina el juego. Por la música, que no se oye distorsionada, se da a entender que el verdadero y correcto final es justo ése: el monstruo eres tú y la princesa huye de ti.

56677Braid
Braid (Especial)

Si esto no fue lo suficientemente perturbador, viene algo peor. ¿Qué tiene que ver la bomba atómica con todo esto? Bueno, pues algunas teorías dicen que el juego en realidad es una metáfora sobre la invención y lanzamiento de la primera bomba atómica, así como del arrepentimiento de sus creadores que quisieran regresar el tiempo para que jamás hubiera ocurrido esto. Hay algunas pruebas de que esto podría ser verdad, por ejemplo, los fondos en algunas partes del juego muestran ciudades destruidas o en llamas, incluso tras el título del juego hay un fondo que parece infernal, con mucho fuego y destrucción.

Ahora bien, durante el juego hay escondidas unas estrellas que con casi imposibles de obtener (una de ellas sale sólo cuando dejas de moverte por dos horas continuas en cierto nivel…). ¿Qué pasa si las obtienes todas? El último nivel cambia ligeramente: yendo de adelante para atrás en el tiempo, la princesa no queda atrapada en el cuarto, sino que realmente puedes tocarla y encontrarte con ella. En ese momento, el juego se va a blancos, como si hubiera habido una explosión, y se oye el estallido de una bomba atómica.

¿Y qué pasa con las estrellas? Pues forman una constelación que tiene la forma de una muchacha encadenada, dando a entender que tú eres quien la tenía secuestrada. ¿Qué tal?

Da “siguiente” para enterarte de una leyenda que posiblemente sólo sepan los godínez…

COMPARTE
Editor Digital de Chilango. Ama los tacos, la tecnología, los gadgets y el cine. Los videojuegos le enseñan a vivir. Twitter: @poketronik