La Ama de Casa

Del editor

Cómo detectarla

Llega en camioneta. Está en sus treintas. El correo que envió como solicitud inicia con un «Hola!!!»: triple signo de admiración. Te dice cosas tristes como: «He estado un poco desconectada de la vida en estos últimos años…» Invariablemente mencionará a su esposo e hijos.

 Por qué llega a Chilango

No quiere sentirse mantenida. Quiere creer que lo que estudió en la carrera va a servirle de algo. Piensa que escribir reportajes con nosotros es cosa de sentarse, escribirlos y ya. Tiene un punto a su favor: es fan de la revista.

 Qué artículos ofrece

“Cómo ser mamá y no morir en el intento”, “Mi marido me es infiel (artículo testimonial)”, “Guía para armar una fiesta infantil”. Y uno que casi se lo publicamos sólo por su título: “Bella de día”, pero al explicarlo, sólo es una guía de maquillajes.

 

Otras columnas de “EL” editor
Notas que nunca publicaríamos