Juventud en éxtasis

Este fin de semana nos enteramos de la captura de "El Ponchis", un "muchacho" de 14 años a quien aprehendieron los militares cuando estaba a punto de subir a un avión que lo llevaría a Estados Unidos, en donde visitaría a su mamá. 

El Ponchis admitió ante la prensa haber degollado por lo menos a cuatro sujetos que después aparecieron desmembrados y colgados en un puente vial de la autopista Cuernavaca-México, hace dos meses aproximadamente. 

Sí, a sus 14 años este angelito ya era sicario, bajo cuya responsabilidad estaba matar a los rivales del cártel de los Beltrán Leyva. 
Que por qué lo hizo. Esto dice él: 

– ¿Tienes miedo?
– No.
– ¿Sabes lo que viene?
– Sí, sé lo que va a pasar.
– ¿Por qué los matabas?
– Me lo ordenaba "El Negro". Sólo me drogaba con mota y no sabía lo que hacía.        
– ¿Por qué te metiste en esto? 
– No me metí, me jalaron.
– ¿Estás arrepentido? 
– Sí, de haber entrado a esto y de matar.
– ¿Si sales en libertad qué vas hacer? 
– Me voy a ir por la derecha, trabajaré de lo que sea menos de eso.

El "niño" dijo que por cortar una cabeza recibía como pago 2 mil 500 dólares. Se justificó diciendo que "El Negro" lo comenzó a drogar desde los 12 años y que un día lo "levantaron" y le advirtieron "si no trabajas con nosotros te vamos a matar".

El Ministerio Público local acusó a Jiménez Lugo de cometer los delitos de homicidio doloso, violación a la Ley Federal de Delincuencia Organizada, posesión de arma de uso exclusivo del Ejército, Fuerza Armada y Fuerza Aérea y posesión de narcóticos con fines de transportación. Sí, todo eso a sus 14 años. 

Lo único que nos toca es recordar aquellos tiempos, cuando los adolescentes se divertían jugando futbol, tomando cervezas y resolviendo sus problemas a puñetazo limpio. Hoy, prefieren ser narcos y asesinar a sus rivales con rifles AK-47. 

Qué bonito chamaco,  qué esperanzador, qué buen hijo… Pero de la fregada.