Juguetona

Tradición que obliga

 

¿O sea, cómo?

Incorporar juguetes a la masturbación. En las mujeres, desde vibradores, consoladores hasta anillos vibratorios. En los hombres, muñecas inflables, vaginas de plástico y también vibradores (que colocará en el frenillo del pene).

 

¿Qué tan efectiva resulta?

Mucho. Lo malo es que luego a la gente le da pena, sobre todo si tiene que guardar el juguete en algún lugar que sea susceptible de ser descubierto (por eso es que ya hay vibradores con forma de lipstick o de llaveros, para que ni los escondas sino que los muestres cínicamente). En todo caso, lo más importante es una correcta higiene: siempre, después de usarlos, deben lavarse concienzudamente.

 

¿Se puede hacer en pareja?

Por supuesto. Que las mujeres no se asusten si su hombre saca un vibrador en medio del sexo, aún si jamás lo han usado. Y lo mismo va para ellos, pero con la aclaración de que no se sientan desplazados por el juguete. No es un sustito, sino un complemento del pene.