Ileana La Reclu pa Chilango

¡Reapariciones sobrenaturales!

Por Ileana “Ñaca Ñaca” Rodríguez

 

Unos primos, una horchata …Sin albur.

 

Una comida familiar con muchos primos y agüita de horchata. Suena a México, ¿no? Desde ahora me puedo imaginar el bombardeo de preguntas, de parte de la prensa nacional, cuando Vampire Weekend regrese a nuestro país: ¿Contra es un álbum inspirado en México? Aún cuando no nos dan motivo alguno, nos encanta preguntarles. Nos gusta que nuestra vida diaria los inspire.

Ahora piensen en ese primer sencillo del Contra, llamado “Horchata”. La historia del álbum sin duda es interesante, tan sólo por la campaña con la que nos lo presentaron. Imágenes sembradas en nuestros exquisitos blogs de confianza. Una chica tan ochentera, que podría ser de los dos miles, con una camisita polo (¡desde ahí lo debimos saber!). Nada de información, sólo un conteo en retroceso. Finalmente llegó el día, la hora, en la que se nos reveló el resto de la información. Se trataba del segundo disco de Vampire Weekend y esa era su portada. A partir de ahí uno podía descargar “Horchata” de manera gratuita y legal.

Los yuppies están de regreso y además son generosos. Resulta que un nuevo sencillo ya circula en la red. Se llama “Cousins” y aunque comience mencionando a Venezuela, yo estoy segura que la sacaron de aquí. Tus primos y los míos. Eso suena a mi realidad. ¿Qué no los primeros novios/as son siempre los primos/as de nuestros amigos? Peor cuando estudias en colegios de monjas. Ahí sí son sólo primos, con los que uno se relaciona. “Cousins” además se estrenó en México. Sí, esa noche en el MXBeat.

Muchas coincidencias. El rumor dice que Toy Selectah ya les está haciendo los remixes. Les dejo aquí la canción, me gustaría conocer su opinión. Y querido Ezra, ¿Para cuándo la casita en Coyoacán?

 

http://www.youtube.com/watch?v=Rq5ygK6oVyw

 

Placeres culpables: Fall Out Boy.

 

Tienen todo el derecho a no volver a leer esta columna nunca más. Pero antes de juzgarme los invito a confesar su placer culpable. Sí, el mío es Fall Out Boy. Las razones son muchas y muy diversas. Para empezar es una banda de Chicago, ciudad a la que le tengo un cariño especial. Me gusta también que a pesar de que forman parte de esa camada de banditas emo, no se pongan un disfraz que parezca de alguna obra teatral. Me gusta que el que importa es el bajista, aunque he comenzado a notar que los medios ya le están poniendo atención al –antes- vocalista gordito, que ya bajó de peso.

Me gusta que sean fans declarados de los Smiths y que bauticen sus cuentos y demás “proyectos alternos”, con los nombres de sus canciones, como “The Boy With The Thorn On His Side”. Me parece excelente que haya niños y adolescentes allá afuera investigando de dónde les brotó la inspiración. Les doy lo de la referencia de Los Simpson (Fall Out Boy es el sidekick del Hombre Radioactivo). Les doy la referencia a John Hughes: “A Little Less Sixteen Candles, a Little More “Touch Me””.

Soy un blanco fácil, ¿Qué les puedo decir? Lo que más me gusta son sus letras pegajosas. Que el disco que los hizo famosos sea el tercero. Juro que en algún momento tuvieron credibilidad. Me gusta hasta su cover de “Love Will Tear Us Apart. ¿Y qué?

Y chicas, ¿Ya vieron esas fotos de Pete Wentz, que se colaron hace algunos años a la red? Por todo esto celebro el disco de éxitos de Fall Out Boy. Se lo merecen y les aplaudo. Lo traeré conmigo en  viajes y paseos. Y si alguien me ve cantando y manejando, se podrán imaginar lo que es. Sí, Fall Out Boy es mi placer culpable, el que más disfruto al manejar. Believers Never Die, sale a la venta el 16 de noviembre.

(Psst, Reclu, nosotros también pusimos nuestros placeres culpables aquí. No estás sola.)

 

Pulp y la supuesta reunión del 2010

Tengo la teoría de que si no nos tocó ver a una banda en su tiempo, es  por que no nos la merecemos. Y si lo piensan, tiene todo el sentido. Hay cosas que es mejor no vivir, es mejor recordar a través de una falsa memoria. Y si algo he aprendido en esta vida es el mantener la distancia con tu artista. Hoy escuché a alguien de 22 años hablar sobre la emoción que le provoca la supuesta reunión de Pulp. Jarvis Cocker le dijo al NME que es probable que se reúnan para Glastonbury 2010.

Pulp lleva menos de diez años de haberse separado y dos discos de Jarvis en solitario de por medio. Sí, entiendo que a una persona de 22 años le emocione la reunión. Las letras de Jarvis son universales: no respetan edad, sexo, situación económica o nacionalidad. Y sí, un desamor le duele igual a cualquiera. No me malinterpreten, me emociona esta reunión, tanto como al de a lado, pero la mayoría de las veces cuando uno espera algo con tantas ganas, se lleva algún tipo de desilusión. Una desilusión que quizá tenga poco o mucho que ver con la banda. Es toda la experiencia, es con quién te toca compartirla.

Si esta reunión significa gira, es probable que tenga alguna parada en nuestro continente. Y sí, algunos viajarán para verlos. Y la mayoría se llevará un gran recuerdo. Mi única pregunta es si esta memoria se vale. Si este recuerdo es genuino. ¡No me quiero enterar de la cifra! Hace algunos años leí un artículo sobre la moda de los festivales. Ahora que todos se reúnen, ¿Qué banda nos queda? Por favor, Morrissey, nunca les des el sí.