¡Haz tu gracia!

Nuestra Biblia de la infancia

flickr.com / Jano De Cesare

Como dije al principio, aunque somos sus hijos a veces somos
juguetes y bufones.
  En el momento
que aprendemos a hacer algo bien, como bailar tap, tocar el chelo, o hacer una
kata con chacos, lo vamos a tener que hacer frente a todas las personas que
ella decida.

lo vamos a tener que hacer frente a todas las personas que ella decida.

Cena de navidad:
¡Cuéntales ese chiste!  Cumpleaños
de la tía: ¡Haz el paso del robot que te sale tan bien!  Funeral del abuelo: ¡Enséñales tus
tatuajes!
Etc., etc.  En parte lo
hacen porque están orgullosas de nosotros, pero se les olvida por completo que
si algo va de la mano con toda la infancia es un pequeño sentimiento llamado
pena. Con a.