Gabriel Montiel, videoblogger

El nuevo chiste de YouTube

El werevertumorro.

Tantos males nos aquejan, que exigimos a los medios que nos informen a todas horas, por todos los canales posibles. Al mismo tiempo, no queremos ver la realidad, o eso parecen indicar las más de 800 mil reproducciones que registra el videoblog de Gabriel Montiel, un estudiante de 21 años que usa YouTube para hacer chistes sobre ligues, truenes y celebridades. Le dicen «Werevertumorro» y, al parecer, sí tiene madera de comediante.
 
¿Te crees muy chistoso?
Sí. Se me ocurren muchas tonterías que dan risa.

¿No te molesta que, al hablar de YouTube, te relacionen con «Canaca», «Dios Eolo» y otras «estrellas por accidente»?
No, porque todos conocen YouTube, aunque en México piensen en tonterías de videos que son, más bien, una serie de chiripazos.

¿Por qué decidiste hacer comedia?
Me gusta provocar risas. Es difícil, no por falta de chistes, sino por la situación del país. Pero si alguien se ríe, ya la hice.

¿Cómo iniciaste tu videoblog?
Empecé hace dos años. Había visto a comediantes que hacen diálogos consigo mismos en videos de edición salteada. Nadie lo hacía en México, así que decidí hacerlo yo y subirlo a internet.

Tus videos son monólogos, ¿eres el nuevo Adal Ramones?
Es lo que dicen, pero no hacemos lo mismo, ni tengo la capacidad de Adal. Unos me comparan en buena onda y otros dicen que soy «el aborto de Adal Ramones». Yo lo admiro por aguantar diez años con un programa al aire.

Tienes miles de fans en Facebook, ¿cómo te promocionas?
Hablo sobre temas universales y evito los chistes locales. Eso le gusta a la gente, así que ellos mismos me promocionan.

A partir de esto, ¿piensas dedicarte a la actuación?
Lo pienso ahora que el blog me ha traído cosas, como un trabajo en Telehit. Antes no me imaginaba protagonista del medio. Utilicé YouTube porque no ha sido explotado: es la página número uno de videos y los comediantes mexicanos no están presentes.

¿Quién es tu comediante favorito?
Chespirito, por su humor blanco. No hace pasar a una chava para decirle: «ayyy, el pájaro consuelas». Hace reír sin alburear.

En tus videos, le dices «cachorros» a tus seguidores, ¿por qué?
Muchos me dicen «no soy perro, no me digas así», pero es una palabrita de amor. No le dices «bebé» a tu novia por chillona y cagona, aunque a lo mejor puede ser…