Frases que odiamos los solteros

¿Quieres hacer sentir mal a alguien? Sácale esta lista

iStockTwo women quarrel over gray background

Asumamos la realidad: se acercan las fechas que la mayoría elige para casarse. Ese “mágico” ambiente que genera el otoño y el invierno para armar una bodacheda se vuelve cada vez más popular, lo cual hace que nos surtan de invitaciones como si fueran volantes del CNCI en el Metro. 

Esto no tendría ningún problema de no ser por las tías, amigas o primos ociosos que los novios eligieron para compartir mesa con nosotros. Por algún extraño motivo se consideran autoridad para dar asesoría sobre tu estado civil, pues les resulta terriblemente bizarro que uno tenga más de 30 años y no porte un anillo en la mano. Por ello, se van como hilo de media con frases que, la neta, hacen que uno quisiera zamparles los silbatos que reparten en el bailongo de la fiesta.

Aquí hicimos un compendio de ellas, ya sea para que se las pases a tu tía Eufrosina y le digas: “no me ametralles, Rambo” o para que se las restriegues a tu amiga Cándida, la que ya tiene cuatro hijos y se queja constantemente del marido, pero que insiste en que ya debes sentar cabeza:

1. Estás en edad fértil, en unos años más ya no podrás tener hijos

Ah, órale. ¿Y quién diablos te dijo que quiero tener hijos? Gano bien, gasto mi dinero en lo que me da la gana y no en pañales, pediatras, leche, biberones como tú. A ver, ¿qué tal que yo te dijera: “estás joven como para quedarte encerrado con tus niños, en unos años más ya no podrás salir a reventarte”? Ah, ¿verdad?

2. ¿Te doy nada más un boleto para mi boda?

Ok, una cosa es que esté soltero y otra, muy diferente, es que no tenga con quién ir y quiera sentarme a ver cómo bailas Caballo Dorado en tu boda sin que nadie me haga el quite para hundirme en un hoyo negro de aburrimiento.

3. Te voy a presentar al primo de un amigo

Aquí hay de dos sopas: que finalmente te presentan al susodicho y queden perdidamente enamorados, o bien, que el tipo o la chica sean un bodrio de amargura y tristeza que sólo te inspire lástima. Pero la peor parte es cuando verdaderamente no quieres conocer a alguien y te sugieren que, por lo menos, salgas con ese esperpento. Oigan, ya ni la amuelan. Como dice Molotov: más vale cholo, que mal acompañado.

4. Tranquilo, recuerda que: matrimonio y mortaja del cielo bajan

Pues tranquilo estoy… ¿acaso te altera mi soltería? Además, ¿en dónde se encuentra ese elevador celestial que hace que descienda mágicamente de los cielos una pareja, el registro civil y los anillos? Si sabes la dirección, pásamela para NUNCA acercarme ahí.

5. Verás que cuando te cases desearás volver a estar soltero

Bueno, cada quien habla de cómo le va en la feria. Al parecer tu vida “soñada” de casado (o con pareja) no es tan idónea como la pintas, ¿cierto? Yo decido el momento en el que tendré pareja y la relación que llevaremos. Y seguramente no me arrepentiré de haberlo hecho.

6. Y entonces, ¿qué haces los fines de semana para no aburrirte?

Tener pareja no es sinónimo de vivir en Reino Aventura (Six Flags, pues, para los que no lo conocieron). De igual forma, estar soltero no significa que mis días sean miserables y lastimeros. Hay miles de cosas que uno puede hacer en compañía de un buen amigo, de la familia, e incluso: *música de terror* SOLO. 

7. No seas tan exigente. Si sigues así, no encontrarás a nadie

Ok, entonces como no debo ser exigente debo conformarme con Paquito, el que come con la boca abierta, habla a punta de mentadas de madre y (aquí viene la peor parte) muere por el reggaetón. Claro, no seré exigente y me quedaré con el prototipo de hombre con el que siempre tuve pesadillas. Genial idea.

8. O bien, la contraria: no has encontrado a alguien que te merezca

Ay, bájale. En realidad me estás diciendo esto porque se te acabaron los argumentos y quieres hacerme sentir bien, pero en realidad, ese comentario es bastante desagradable. En pocas palabras me estás sugiriendo que como soy alguien tan “quisquilloso”, jamás encontraré a un triste mortal que quiera compartir sus días conmigo. Sí, muy motivador.

9. ¿Por qué sigues soltero? Si eres tan: (inserte aquí el adjetivo de su preferencia) guapo, atractivo, inteligente, carismático

¿Será porque ninguna de esas cosas que mencionaste afectan en mi decisión de tener pareja? El que sea guapo, atractivo, inteligente o carismático (ja, sólo me falta un poco de modestia para ser perfecto) no significa que deba tener una horda de fans atrás de mí. Simplemente quiero elegir, adecuadamente y a mis tiempos, a la persona con la que me sienta feliz. Así de simple.

10. Deberías bajar esa panza chelera / cortarte el pelo / maquillarte de otra forma

Ésta es quizá la peor. O sea que para que yo tenga pareja debo cambiar completamente, pues el ser inmundo que soy (según tú) no atrae ni siquiera a las moscas. Más que “motivar”, este tipo de frases sólo hacen que uno se quiera alejar de personas que lanzan comentarios así. 

Ya saben, si no tienen nada mejor que decir: chitón. Estar soltero no significa estar amargado, sólo es una decisión muy personal y cada quien define el momento en el que pueda cambiar… o no.

También checa:

¿Burger Boy regresa?
– #FrasesDespuésDelSexo
– Asalto con violencia en la colonia Morelos
– Balacera en Tacuba; la policía detiene a dos
– Rata se sube a robar a microbús en Martín Carrera y es capturado