Siete experiencias extremas en Orlando

Chilango de viaje

Especial

¿Crees que conoces Orlando? Si ya has ido varias veces a los parques o lo tuyo son las emociones extremas, aquí van siete recomendaciones probadas para tu próximo viaje que te comprobarán que no todo lo divertido allá tiene que ver con cierto ratoncito o con un niño mago que vuela en escoba.

1. Cumple tu sueño de volar como los pájaros.

Aceptémoslo: nuestros vecinos del norte son verdaderamente pickys-pickys-pickys con la seguridad, así que si siempre has querido hacer ala delta el Wallaby Ranch es un lugar ideal para ello sin tener que redactar antes tu testamento. Es un espectacular rancho de dos hectáreas con huertos de naranjas en el que su dueño –un enamorado de volar por los cielos– estableció uno de los clubes de hang gliding más grandes de EU. A diferencia de muchos lugares para hacer parapente en México, en Orlando no sales de una montaña; un avión ultra-ligero remolca tu ala delta y lo libera cuando ha rebasado los 600 m de altura. Si no tienes experiencia previa, un instructor vuela contigo en tandem. Ojo: la puntualidad es clave y los vuelos comienzan a las 8 h. Llega un poco antes de tu cita y paga los $30 dólares adicionales para que graben tu vuelo con una GoPro. Verás que los vale.

WALLABY RANCH, vuelo tandem standard $175 dólares, paquete de 3 lecciones $400 dólares por persona (ambas opciones incluyen todo el equipo), 1 (800) 925 5229, wallaby.com


2. Corre karts eléctricos a 70 km/h.

Es una de las atracciones más nuevas en la zona y aquí puedes correr sin importar si llueve o hace calor porque esta pista de 16 karts Sodi RTX está bajo techo. Cuenta con el respaldo de la NASCAR, cascos y el equipo necesario y lo último en tecnología para monitorear el tiempo de cada una de tus diez vueltas y encontrar así al ganador de cada carrera. Las instalaciones tienen salones para eventos, boliche, billar y maquinitas (incluyendo una máquina original de Pac Man). La estatura mínima es 1.40 m.

I-DRIVE NASCAR INDOOR KART RACING, 5228 Vanguard St, 1 (800) 437 4831, idriveNASCAR.com

 
3. Haz tirolesa sobre cocodrilos.

Quizá ya has intentado alguna vez la tirolesa, pero no sobre un hábitat con 130 lagartos y cocodrilos. Es parte del recorrido de 365 metros en cinco partes de Screamin’ Gator Zipline y está en Gatorland, el parque especializado en estos reptiles. Una actividad perfecta para todas las edades, pues la altura mínima requerida es de 94 cm, pero hay que contemplar que la experiencia completa dura dos horas.
Además en el parque tendrás la oportunidad de ver a los ojos a los cocodrilos albinos, especie muy rara y que aquí han rescatado.

GATORLAND, 14501 S Orange Blossom Trail, $70 dólares por persona (que incluye acceso al resto del parque), (407) 855 5496, gatorland.com

4. Siente la caída libre.

Ante la feroz competencia entre los parques en el área, Fun Spot America ha sobrevivido gracias a su encanto de pequeña feria de pueblo, tipo Coney Island. Tiene la única montaña rusa de madera en la zona, pero la incluí en esta lista por su SkyCoaster, el segundo más alto del mundo (y que es 16 metros más alto que el X Flight que tenemos en Six Flags México). El arco funciona como un enorme péndulo ultra-seguro en el que te cuelgan de un cable a la espalda con un arnés junto a una o dos personas. Otro cable va jalándolos de los pies hacia atrás hasta alcanzar el punto de mayor altura. Una vez ahí y a la señal del operador (justo cuando te estás preguntando por qué rayos aceptaste subirte a esta cosa), debes liberar el cable que te detiene de los pies para caer en caída libre como de un edificio de 20 pisos y columpiarte después sobre un lindo lago artificial.  La vista desde arriba y la sensación son tan aterradoras como espectaculares y te apuesto que querrás comprar el video de tu hazaña por $15 dólares más.

FUN SPOT AMÉRICA, 5700 Fun Spot Way, $40 dólares si te tiras solo, $35 en pareja o $30 con otras dos personas al mismo tiempo (altura mínima 1.06 m), (407) 363 3867, fun-spot.com


5. Practica paracaidismo bajo techo.

Si te has imaginado cómo se siente ese momento en que brincas de un avión y lo que sucede antes de que se abra el paracaídas, éste es el lugar para dar un primer paso. Es un túnel vertical con vientos de hasta 200 km/h donde aprendes a volar y flotar aprovechando la fuerza del aire. No requieres experiencia previa y lo pueden probar niños a partir de los 3 años de edad. Reserva tu espacio con días de anticipación y contempla que aunque cada vuelo es de 2 minutos la experiencia puede tomar hasta dos horas y media de tu día por la plática introductoria y dependiendo del tamaño de tu grupo. Como hasta ahora no hay ningún simulador de este tipo en México, es una experiencia que tienes que ver con tus propios ojos y más si tienes la suerte de presenciar las acrobacias de alguien experto (como las que grabamos en este video).

iFLY ORLANDO, $60 dólares por dos sesiones de 2 minutos &#43 $9.95 si quieres hacer un high flight, (407) 903 1150, iflyorlando.com


6. Brinda por tus aventuras del día en un bar clandestino.

Desde hace un par de años, Orlando cada vez tiene mejores opciones gastronómicas. Mi lugar favorito de todo el viaje fue sin duda este speakeasy (bar clandestino a la usanza de los de la era de la Prohibición estadounidense), escondido tras lo que parece ser la puerta de un elevador en uno de los pasillos de Dellagio Plaza, un pequeño mall. Los “farmacéuticos” tras la barra de bebidas de este lugar hacen sus propios mezcladores y tienen una colección de destilados de productores locales algo difíciles de encontrar. La comida es igualmente impecable y está hecha principalmente con ingredientes orgánicos, sustentables y de origen local. El menú cambia constantemente, pero lo que pidas será delicioso. El lugar es muy pequeño, así que haz reservación con Victoria Burns (en victoria@pharmacyorlando.com).

PHARMACY, 8060 Via Dellagio Way, (407) 985 2972, pharmacyorlando.com

7. Remata la noche con fiesta hasta las 2am.

Si todavía te queda algo de energía y quieres bailar con música en vivo e imitadores, el Mango’s es un restaurante y club latino que reúne cada noche a dos mil personas sentadas en mesas para su cena show desde las 7 pm. Es un lugar familiar, pues entran comensales de todas las edades y, para que te des una idea del ambiente, es como si el Coco Bongo’s de Cancún hubiera tenido un hijo con Gloria Estefan y el hijo le hubiera salido muy bailador y fuera educado por su tío Pitbull. (Sí, es tan surrealista como suena, pero tengo que aceptar que la noche fue bastante divertida.)

MANGO’S TROPICAL CAFE, 8126 International Drive, mangos.com

También lee: 

Falleció el comediante Margarito por neumonía

30 cosas que nos gustan de Megan Fox

Por acá les dejamos el nuevo video de Coldplay: Up & Up

COMPARTE
Director editorial de Chilango. Adicto a #ComerRico, spas, viajes, festivales y lifestyle. Cada martes en un nuevo episodio del #PodcastChilango