El Hescritor

Del editor

C?mo clasifica a los que intentan escribir para su revista.

6 tipos de escritores Chilangos

 

Para que tengan más motivos para odiar al editor de la revista, el muy infame les presenta ahora cómo clasifica a los que intentan escribir Chilango.

Por Felipe

El primer síntoma de que uno es un editor con todos los vicios es clasificar al aspirante a colaborador con sólo verlo por unos segundos, o leer un par de renglones de su texto. Eso sirve para destinarlo a la sección correspondiente… o mandarlo de regreso a su casa.

El Hescritor (con hache)

Cómo detectarlo

Nunca dice soy escritor. Dice: «Soy Hescritor.» El colmo es cuando se define “Pohetah” (haches intermedias). Se cree un decadente exquisito; el problema es que considere que un requisito para serlo es comportarse como un extriñido crónico. Vive extasiado por nimiedades. Presume beber alcohol fuerte, consumir drogas duras y ser bisexual. Seguro vive con su mamá.

 

Por qué llega a Chilango

Jamás ha leído la revista («No leo cosas comerciales»; dice) y alguien le dijo que aquí tocábamos temas de “Chulthura” (haches).

 
Qué artículos ofrece

“La pintura mexicana de la posguerra”, “El péndulo de Michel Foucault”, “Visión marxista de los volcanes” o “Acercamiento al muralismo de Remedios Varo”. Morimos por leerlos. Así: plaf.

 

Otras columnas de “EL” editor
Notas que nunca publicaríamos