El diván de la Dra. Clitoriana

Suéltasela a tu sexóloga de confianza


Querida Dra. Clitoriana:

La otra noche quise tener intimidad con mi novio pero él no se dejaba. Al final tuve que ahogarlo de borracho para que me diera el sí. Total que ya bien encandilado, me puse a bailarle sensualmente ("La Tortura" de Shakira y eso) y ni con eso se le paró el asunto. ¿Qué pasó?, ¿en qué fallé?, ¿qué me recomienda hacer la próxima vez que suceda esto? Atte. Flor confundida

Querida Flor Confundida, es una lástima que tengas que poner pedo a tu guey para poder tener intimidad con él. Tu sex appeal va de mal en peor. ¿Recuerdas cuándo fue la última vez que lo tuviste entre tus piernas estando sobrios? ¿Eres tan mala en la cama qué lo tuviste que embriagar para que estuviera contigo? ¿No te queda claro que ni siquiera eso ya resulta? Moraleja: La que nace sin poder calentar el boiler, de la bragueta no pasa.


Querida Dra. Clitoriana

Conocí a un hombre mayor y terminé en su cama. Me dijo que tenía chocolatitos en su casa y yo fui. Amo los chocolates. No es que yo quisiera encuerarme frente a él, pero me prometió que me daría muchísimos si lo hacía. Después de que pasó ya saben qué me dio para el taxi y desde entonces no he sabido nada de él, no contesta las llamadas ni nada. ¿Qué hago?, ¿será que ya no tiene más chocolatitos en su casa? Atte. La Lolita en llamas

Querida La Lolita en llamas, en principio, ¿has pensado el efecto que las calorías provocan en tu trasero? Ahora bien, déjame aclarar algo,¿ tu sabías que él te estaba engañando o nomás te haces mensa? Bueno, en síntesis te diré que él ya tuvo lo que quiso: tu virginidad. Si eras virgen, ¿verdad? Sino, parece que el muchacho se dio cuenta de que tu flor ya estaba más manoseada que la caguama de todos los viernes y prefirió guardarle los dulces a otra menos maleada. Moraleja: El que cree que con niñas duerme, con gran chasco amanece.


Querida Dra. Clitoriana

La noche en la que estuve a punto de tener entre mis brazos a la mujer de mis sueños ocurrió una tragedia: los nervios me ganaron y comencé a darle a todas las botellas de alcohol que había en el hotel. La verdad es que se me sube bien rápido y esa vez terminé durmiéndome, justo cuando ella estaba encima de mí. Al día siguiente me desperté 10 minutos antes de que nos corrieran del cuarto. Pagamos un chorro de dinero sólo para dormir. Ella sigue molesta conmigo. ¿Qué hago para que no me vuelva a ocurrir eso? Atte. El camote hambriento

Querido Camote Hambriento
Lamento informarte que es urgente que te compres tres six de cerveza diarios para que agarres callo y eso no te vuelva a pasar. Lo peor no fue haber pagado el hotel, auméntale lo del servicio de bar y los condones que compraste y ni usaste. Oye, ¿entre sueños escuchaste un zumbidito? Pues era el vibrador de tu chica, el que ya no suelta. Moraleja: Borracho que nace torcido jamás su tronco endereza.

 

No teman, envíen sus dudas sexuales a Dra.Clitoriana@gmail.com, les daremos respuesta en breve y sin pelos en la lengua.