Y tú, ¿cómo le llamas?

Y tú, ¿cómo le llamas?

Getty Images

Mitrocín. Dicen que cuando la depresión o la amargura rondan tu vida, nada mejor que unos comprimidos de mitrocín para darle solución a tu problemita. Ahora que si eres alérgico o el mitrocín ya no te hace, una inyección de tentramitilín es suficiente para acabar con tus males.

Banana/plátano.  Era 1990 cuando Garibaldi lanzó su alburerísima rola del mismo nombre. La letra empezaba diciendo que “Everybody loves banana” y pues sí, ni cómo negarlo. Luego decían barbaridades como “banana duro, banana tieso, banana perverso, banana chiquito, banana sabroso”. ¿Cómo es que esas rolas salían al aire y hasta las bailaban los niños en los festivales de las primarias? ¿Nos hemos vuelto más mochos?

Camote. Siguiendo con las analogías vegetales por forma, el camote es una de las maneras más populares de llamarle al miembro. Cuando te distraes, se dice que “estabas comiendo camote”. También puedes ser víctima de un albur si te preguntan “¿camote llamas?” y si no la cachas al vuelo, quedarás ridiculizado. Más vale prevenIMSS.

El Schwarzenegger. Porque está bien mamaDo…lores. Y baboso.

[Éntrale al albur con todo. Da clic aquí]

Larry/La riata.  Esta forma de decirle al pene tiene su origen en la charrería, un deporte considerado 100% mexicano. Florear la reata es una suerte que te consagra como buen charro, como macho, como hombre (ay, ay, ay). Por eso, cuando eres muy bueno para algo, se dice que eres una reata. Ya después se cambió fonéticamente a “riata” y eso derivó en “Larry”.

El Joystick. Ésta es una forma muy gamer de decirle a tu amiguito. Seguro se te moja el mazapán cuando tu peor es nada te dice: “bebé, ¿jugamos con el joystick?” Uff, uff, uff y recontra uff, diría el Perro Bermúdez.

Ñonga. En el norte de Perú, andar ñonga significa andar sin calzón o calzoncillo. Es decir, andar con la cosa de fuera. Con el cambio de latitud, en México ñonga no se refiere al hecho de andar sin calzón, sino a la cosa misma que se bambolea por andar “a rais” (sic).

El Barney. Porque cuando se hace grande es realmente sorprendente.

La lechera. Seguramente algunas vez escuchaste el slogan de “tú haces maravillas con La Lechera”, el cual debería pasar a la historia como el albur más grande en el mundo de la publicidad. La Lechera también tiene otra presentación, de tamaño más modesto: La lechera chiquita. ¿Qué presentación es la suya, chilangos? Sin mentir.

La pistola / El rifle. Todo depende del tamaño, pero de que dispara, dispara. Los que le llaman así a su miembro tienen la certeza de portar un arma letal, pero es bien sabido que algunos tiran balas de salva o más bien son pistolitas de chinampinas. Lamentable.

El chorrito: Porque, como en la canción de Cri-Cri, se hace grandote y se hace chiquito. Awww.

¿Ustedes qué otras formas conocen de decirle al miembro? Porque por creatividad los mexicanos no paramos, especialmente los chilangos. Coméntenle y compartan el artículo, porque el amigo que traen entre las piernas merece un reconocimiento.

¿Le seguimos?