El Bacacho

¡Qué oso!

Bacardi

 


¿Quién es el culpable?
Todos. Sí, tú que lees esto también.

¿Por qué es tan placentero?

Después de una semana de arduo trabajo te ofrecen una cubita así, rica: quemadita, campechana o sólo Coca, con hielos que truenan cuando le echas el ron… ¿A poco no estás salivando?

¿Y la culpa de dónde?

A pesar de que tiene fama de ser un “ron que puede ser tomado sólo”, el Bacacho es raspa. No importa lo que te diga tu amigo el clon de LuisMi que se empina la “tella” de Bachardú Blanc él solito en el antro más hot de Acapulco, la cruda del Bacacho es de las peores. Y ya mejor ni hablamos de lo que sucede al día siguiente a la hora de la salida.

Por eso, como dicen los profesionales: Todo con medida.