El antro-bar de la década

And the Oscar goes to....

PATA NEGRA
Todo pata de perro llega a este lugar
Este rincón condesero de corazón se gana el título de “El Clásico” de la zona. Por años se ha mantenido como el consentido condechi y parece que el favoritismo va para largo. Todo comenzó por la coquetería en los precios y la abundancia parrandera, y esas tapas como el Pan Tomaca. Pronto fue el lugar de las multitudes, que tanto nos gustan a los chilangos. La buena música terminó por sazonar al lugar, sobre todo cuando abrieron la planta alta con un escenario más amplio para bandas en vivo. Es el bar/antro donde encuentras a tu jefe del trabajo, a la chavita fresa y al roquero, aunque sean de diferentes generaciones. Todos hemos pasado por ahí y seguramente volveremos a pasar.