Discordancias con Cupido

Confesiones de una sexóloga

Es chistoso, seguramente la cercanía del 14 de febrero me pone toda amargada y es que nunca he pasado un San Valentín en compañía de un amor -ni siquiera pasajero-. Ya sé que es la celebración del "amor y la amistad", pero seamos honestos, nadie festejamos la amistad -a no ser que sea nuestro premio de consolación-.

Nadie festejamos la amistad -a no ser que sea nuestro premio de consolación-.

No importa lo que creamos de esta fecha, que si es pura mercadotecnia, que si es súper cursi, que si es una tontería, que si es un invento del consumismo… ¡da igual! A la mayoría de nosotras -las mujeres- (los hombres no estoy tan segura), aunque en ocasiones digamos los contrario, nos encantaría recibir un detalle el 14 de febrero…algo que nos diga que alguien siente algo por nosotras; es una demostración de interés en nuestra linda persona y ¿a quién no le gusta eso?

Desde que entré a la secundaria, esta fecha siempre me ha puesto de muy mal humor y es que siempre sentífeo cuando llegaban las rosas al salón y a mí no me tocaba ninguna, de no ser -claro- la que nos mandábamos entre el grupo de amigas (pa’ no sentirnos tan mal).

La prepa fue algo parecido, la mitad la hice en escuela convencional, por lo que la tortura continuó; excepto el último año y medio que terminé haciendo la prepa abierta y simplemente, ese día, me encerraba en mi casa.

Al entrar a la universidad, creo que fue todavía peor. Ponían como una especie de feria/tianguis del amor… ¡horror! Lo más curioso de todo es que en la universidad sí tuve parejas, pero nunca en esas fechas.

Ni para qué seguirme con la especialidad, la maestría o el diplomado que me digan… el 14 de febrero -invariablemente- lo he pasado sola y tirándome a la desgracia -como hoy-; cantando canciones como: "yo no nací para amar, nadie nació para mí…"

He de confesar algo, creo que disfruto amagándome la vida cada 14 de febrero. Es el día que me doy permiso de recriminarme tooodo lo que hago mal en el terreno amoroso; me tiró al drama, me encierro, a veces lloro, veo chick flicks y mento madres… para el 15 volver a la Alessia de siempre, la que está en la búsqueda del amor y una linda y armónica relación de pareja.

Este día de los enamorados, Cupido sigue olvidándose de mí, así que si le quieres echar la mano porque anda un poco desobligado con mi caso… me puedes escribir una carta de amor, mandarme flores, traerme serenata, un viaje en globo aerostático, en fin, lo que sea tu santa voluntad para hacer de este 14 de febrero algo diferente en mi vida… ó te puedes tirar al piso junto conmigo y disfrutarlo. Al final, un día al año no hace daño.

En fin, si tú no eres un(a) amarguetas como yo… te deseo el mejor de los días. Disfrútalo mucho, demuéstrale a tu pareja lo mucho que la quieres y retocen de lo lindo… hagan cosas nuevas; estas fechas se prestan para experimentar y cumplir fantasías. ¡Aprovecha!

Si en cambio, eres un grinch de este día, pues también disfrútalo…ya quedamos que tirarnos a la desgracia de cuando en cuando, no le hace daño a nadie.

¡Feliz día del amor y la amistad!