Directora de la secundaria de Yoalli es cambiada por caso de homofobia

La lucha contra la discriminación continúa

Pável M. Gaona

“Mi nombre es Luisa Yoalli, tengo 14 años y voy en primero de secundaria en la escuela secundaria pública No. 2, Ana María Berlanga, en el Distrito Federal. Quiero poner esta denuncia debido a que en mi secundaria algunos adultos (maestros, directora y subdirectoras y orientadoras) me están discriminando por mi orientación sexual. Ya acudí a la COPRED y de ahí me canalizaron con ustedes, porque me dijeron que ahí no les correspondía a ellos, porque la SEP es del Gobierno Federal”. 

Así comienza la denuncia que Yoalli entregó a las autoridades del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED). En ella, Yoalli expone de manera puntual las conductas de hostigamiento que la llevaron a tomar la decisión de dejar de asistir a la escuela durante este ciclo escolar. 

A continuación y bajo la autorización de Yoalli y de sus padres, compartimos algunos de los datos más importantes de esta denuncia:

Un beso ‘de piquito’ 

“…La directora mandó llamar a mis papás porque una de mis amigas había grabado en su celular un video donde me estoy dando un beso de piquito con S, Cuando éramos novias. La mamá de esta amiga revisó su celular y le entregó el video a la directora. Entonces la directora les dijo a mis papás que muchos padres de familia podían estar inconformes con eso que se ve en el video, y que en la escuela no estaban permitidas esas muestras de afecto. Ahí se acordó que yo ya no besaría a nadie dentro de la escuela y que tampoco podía abrazar a nadie.” 

‘En esta escuela tengo inscritas a puras mujercitas’ 

“…La directora les dijo a mis papás que ella me respetaba y que no tenía ningún problema con mi preferencia sexual, pero eso es mentira porque un día en la ceremonia, en el micrófono, ella dijo: ‘Según lo que yo entiendo, en esta escuela tengo inscritas a puras mujercitas, por lo cual no debería de existir ninguna relación amorosa’. Eso no es respeto, porque de alguna forma ella puso en duda mi género y tampoco reconoce el derecho de las personas del mismo sexo a relacionarse amorosamente.” 

La ofensa de un ramo de rosas 

El día de su cumpleaños, le llevé un ramo de rosas [en referencia a la novia de Yoalli], pero la directora me las quitó con la excusa de que las rosas le podía molestar a las compañeras y que me lo daría a la salida. También durante una semana me tuvieron sentada en el receso, con ellas, la directora, la subdirectora y la orientadora, según porque hago desorden en el receso, pero en realidad era porque no querían que pudiera ver o estar con M.

“…Esto me ha provocado mucha angustia y molestia, ya que me separan de las compañeras, como si mi preferencia sexual fuera algo muy malo y han hecho que me sienta muy mal respecto a esto. También quiero aclarar que no tengo buenas calificaciones, porque eso va a ser lo primero que les van a decir, pero yo creo que mi derecho al respeto de con quien me quiera relacionar no tiene nada que ver con si soy burra o llevo buenas calificaciones. Eso es muy aparte. Esto lo digo porque cada vez que llaman a mis papás, les sugieren que me cambien de escuela, por mi bajo rendimiento, cuando en realidad es porque no quieren que esté yo ahí.” 

Medidas cautelares 

En respuesta a la denuncia interpuesta por Yoalli, el director de Reclamaciones del CONAPRED, Enrique Ventura Marcial, envió una misiva con cuatro medidas cautelares, entre las que se encontraban cesar de inmediato cualquier acto de discriminación que agraviara a la menor, que se instruyera al personal de la escuela en cuanto a temas de diversidad sexual, que no se abordara la orientación sexual de Yoalli de manera pública y que no se le castigara ni a ella ni a sus amigas por haberse atrevido a denunciar.

Cabe señalar que el CONAPRED no tiene capacidad de sancionar, sólo “sugiere” mediante estas medidas que las instituciones actúen en consecuencia. Cuando estas sugerencias llegaron a la escuela, junto con la denuncia de hechos de Yoalli, la respuesta fue negarlo todo. Es importante mencionar que hemos entrevistado a varias compañeras de clase de Yoalli cuyas identidades mantenemos en el anonimato por su seguridad, pero todas ellas respaldan la versión de la chica. 

‘Que tenga la preferencia que mejor le acomode’ 

La entonces directora de la escuela, María del Carmen Suárez Ochoa, al recibir el documento con las medidas cautelares emitidas por el CONAPRED, envió su versión de los hechos, donde negó que las cosas hubiesen ocurrido tal como lo planteaba Yoalli. En un texto desmentía que se hubiese sometiado a la alumna a cualquier tipo de segregación o se hubiese cometido algún acto discriminatorio contra su persona. Mediante frases como “en la escuela no nos interesa que Yoalli tenga la preferencia sexual que más le acomode” y asegurando que en la reprimenda pública “la alumna entendió lo que ella quiso entender”, la directora rechazó la versión de la menor. 

Más adelante, en el mismo documento expresaba: “nuestra obligación es la de cuidar y proteger a todo el alumnado … dados los reportes que me habían enviado decidí observar a la alumna Yoalli durante un solo día durante el receso escolar. En esa ocasión le entregué y recomendé un libro sobre valores que leyó fuera de las oficinas del plantel mientras ingería sus alimentos”. 

Acotaba también que el problema no era su preferencia sexual, sino que Yoalli se “exhibía”: “No tomamos en cuenta si es o no lesbiana… quizá a las otras alumnas no les gusta exhibirse en presencia de adultos… o si lo hacen, son más discretas y por lo tanto no han sido objeto de queja”. 

Con respecto a las medidas cautelares sugeridas por el CONAPRED, simplemente apuntó que no cesaría una conducta discriminatoria por el simple hecho de que nunca existió. 

Cambio de plantel de la directora y un nuevo revés

Yoalli y sus padres enviaron una nueva carta al CONAPRED donde manifestaban su descontento con la actitud de la entonces directora del plantel, quien negaba categóricamente los hechos y se lavaba las manos. En la nueva misiva sostenían los dichos de la primera denuncia. Antes de que el Consejo les diera una respuesta, se encontraron con una noticia favorable: María del Carmen Suárez había sido relevada en sus funciones y reasignada a otro plantel. Al menos en la apariencia, las cosas comenzaban a tomar otro giro.

Sin embargo, en la audiencia en las instalaciones del CONAPRED donde se negociaría la recuperación del año escolar de Yoalli, no se logró nada. Se argumentó que “ya era muy tarde para hacer algo” y la pérdida del ciclo por parte de la menor era inevitable. “Eso no es cierto, ellos estaban al tanto desde enero y no se hizo nada por arreglar el problema”, nos manifestó su papá. Por otra parte, las autoridades no están dispuestas a ofrecer si quiera una disculpa pública, pues “es algo que tendría que haber hecho la anterior directora”.

Yoalli saldrá a las calles este sábado en la Marcha del Orgullo Gay junto con las “Musas de Metal” para exigir reconocimiento universal de derechos así como para protestar contra la homofobia y lesbofobia que aún son una práctica común en nuestro país. Pero su lucha no culminará con la marcha. “Vamos a buscar que se resuelva este asunto, no puede quedar así”, acotó su padre, quien al igual que su madre, ha dado apoyo y soporte a su hija en el difícil camino de obtener justicia ante las autoridades mexicanas.

Checa aquí la historia completa:

Yoalli, la chica que lucha contra la homofobia
Protestan contra la discriminación hacia Yoalli