Diego en la Luna

Especial

En las últimas semanas todos nos han advertido sobre los males de las redes sociales. Nos han dicho que son "el coco", el diablo y que les hemos empeñado nuestras vidas. Y parece que, por lo menos, a este "célebre" (#not) mexicano el Twitter sí le afectó –o ¿ya estaba así?–.

Diego Luna nos hizo reír en grande cuando nos hizo partícipes del mundo de fantasía y del desfase de la realidad en el que vive. De inicio, deberíamos recordar que el charrolastra tiene variosaños de no vivir en México, pues, con el pretexto del trabajo, hizo sus maletas,agarró a Doña Camila Sodi y decidió poblar Estados Unidos.

Entonces cuando escuchamos que un hippie que vive en una casa demadera con la hermanita de Thalía -todo él muy ecológico, sembrando su parcela-llega al país a tirar netas, obvio lo único que provoca es risa de quienes a diario no digamos que vivimos la violencia en México, sino que la olemos.

Pues, bienvenido, Dieguito en la Luna. Sí, la violencia estáincontenible, y sí, eso es terrible: "Me preocupa la narcoviolencia que actualmente se vive en elpaís. Tengo muchas ganas de hacer algo. Me parece aberrante lo que está pasandoy me parecer tristísimo que esté pasando frente a nosotros.

"Para mí es importante que no aprendamos a vivir con este nivelde violencia, el día que no nos depriman esas cosas me va a dar mucha tristeza,porque querrá decir que ya somos parte de ello".

29021Somos as? como bien rebeldes, goooeiii, y estamos contra la violencia, gooooei.
Somos as? como bien rebeldes, goooeiii, y estamos contra la violencia, gooooei. (Especial)

¡Hijo de Jebús! Éste sólo viene a nuestro país a aventarse declaracionsitas, con una suspicacia que ya quisieran en la PGR, y luego nomás agarra sus cositas y se regresa a los Yunaiteds.

No cabe duda que tanta yerba te deja rudo y cursi… y otrascosas.