Del odio al amor…

Especial.

Sí, los odiamos, pero la verdad es que estos equipos tambiénnos dan cosas buenas.

Si no les vamos: jamás disfrutaremos tanto ver a otro equipoperder. Nunca sentiremos tantaemoción y tanto nerviosismo cuando nuestro equipo va a jugar contra ellos. Los amamos por eso, porque nos dan algo qué odiar, algo sobre qué descargar toda nuestra ira y disfrutar cada segundode ello.

Si les vamos: los amamos porque nadie se arde tanto comocuando pierden contra nuestro equipo y siendo los fans nefastos que somos, se los haremos saber cadaoportunidad que tengamos. Lavictoria es mucho más dulce cuando sabes que todos quieren que pierdas.