Dejar de fumar

No hay pretexto

 

Seguramente es el propósito recurrente en tu vida, pero llegó la hora de la verdad pues el subir escalones resulta todo un martirio para tus pulmones y ni qué decir animarte a hacer un ejercicio mayor.

Harto remedio, parches-pastillas, pero ninguno mejor que el de la voluntad, este 2010 a dejar la nicotina. A fin de cuentas ya no dejan echar humo en ningún lado en ningún lado.