De regreso a la escuela

Con eso de que ahora todo el mundo "sKribE AsI PorKE C ve Ms Loko y Ms InTrsNte" ("escribe así porque se ve más loco y más interesante", por si no conoces el idioma puberto/internetero/SMS), la Real Academia Española decidió que como el idioma va en decadencia, lo mejor será que todos escribamos como se nos pegue la gana.

Bueno, no tanto, pero como la verdad la mayoría de los hispanoparlantes escriben con las patas, pues para qué complicarnos, ¿no?

Digamos que hasta hace una semana si querías decir que nadie te quería, decías "estoy solo como un perro cojo a la mitad de Peiférico". Sí, así, SOLO, sin acento. Si le ponías acento implicaba que sólo estabas como un perro, así como moviendo la cola y esquivando autos para que no te atropellaran.

Bueno, total que ahora resulta que la palabra "solo" nunca jamás volverá a usar tilde (acento o como quieras llamarlo), aunque su significado sea diferente si lo usas como adjetivo -solo, de soledad- o como adverbio -sólo, cuando quieras decir solamente.

La RAE no SÓLO se puso ingeniosa en eso, sino que también decidió que definitivamente la ch y la ll están muertas y que a quién en el mundo se le ocurrió decir que dos letras podían ser una misma.

Tampoco podrás volver decir "y griega" (ahora dirás ye); tampoco habrá be alta (sólo be); menos be baja (será uve). La "W" (doble u) desde ahora es doble uve.

¿Se cansaron? Pues no, la cosa sigue…

No habrá acentos en "ese, este, aquel, esta"  (aunque la frase pueda ser ambigüa).

Puff. Hasta parece que un día los académicos de la RAE se despertaron y dijeron: "¿cómo hacemos que este idioma sea más desmadroso de lo que ya es?".

En fin, hace mucho que el idioma estaba destrozado.