Cosas que odiamos (y amamos) del Centro Histórico

¿De cuál lado estás?

Sí claro: el Centro Histórico tiene una arquitectura maravillosa, es nuestro orgullo chilango, el Palacio Postal tal vez sea nuestro edificio más bello, el Palacio de Bellas Artes es hermosísimo, pero ¿no odias un poco ir allá?

Siendo sinceros ir al Centro el sábado a las tres de la tarde es saber que vas a lidiar con miles de personas que tuvieron la misma idea que tú, hacer fila para conseguir un lugar en el restaurante, abrirte paso a codazos para cruzar Madero… 

Hace pocos años el Centro era un lugar de paso: si tenías que comprar instrumentos musicales, ibas a Mesones. Si necesitabas lámparas, ibas a Victoria. Pero poco a poco se fue convirtiendo en nuestro punto de reunión y francamente ya no lo reconocemos. Aún así, hay muchas cosas chidas para ver y que amamos. Hicimos una lista de esas cosas por las que ya no queremos ni pararnos ahí, pero por otro lado esas cosas que lo hacen un sitio indispensable ¿Tú amas u odias el Centro?

¡Veamos! 

1 ¡Odiamos!

El cruce de Madero con Eje Central. Sí, puede resultar divertido enfrentarse con la gente del otro lado que va a cruzar (¡vamos vikingos!), pero al final eso termina como una batalla campal en la que solo el más fuerte sobrevive. Si no te pones listos la marea te arrastra a tu lado de la banqueta. Fail. 

91789Odiamos01
Odiamos01

2 ¡Amamos!

¿En qué otro lugar puedes encontrar tal diversidad de gente? En la misma banqueta puedes ver turistas, otakus, vendedores de anteojos, familias, hipsters ¡es maravilloso! Lo mejor es que todos convivimos con armonía y no importa que lleves los cabellos azules o vayas vestido con bermudas y huaraches ¡es el centro! ¡nadie va a decir nada! 

91790amamos02
amamos02

3 ¡Odiamos!

Los peatones que no respetan los semáforos. Pensemos en el cruce de Madero con Bolivar: los autos se van amontonando y a mucha gente “se le hace fácil” pasarse la calle cuando están detenidos… pero en algún momento se libera el tráfico y los autos ya no pueden avanzar porque están rodeados de la marabunta que no esperó su turno. Y eso sucede 30 veces por hora. 

91791odiamos03
odiamos03

4 ¡Amamos!

Siempre hay algo por descubrir. Parece extraño que llevamos años y años yendo, pero siempre hay algo en lo que no te habías fijado: un rincón abandonado, una tienda que parece que apareció de repente y que lleva más de un siglo abierta. Estamos seguros que nadie lo conoce al cien por ciento (¡ni nosotros!).

91792amamos04
amamos04

5 ¡Odiamos!

A alguien se le ocurrió que poner música a todo volúmen es buena idea y entonces los restaurantes de Madero o Bolívar tienen las bocinotas dando a la calle, tocando música de Julión Álvarez. Ya párenle par favaaar. 

91793odiamos05
odiamos05

6 ¡Amamos!

Dice el dicho “si en el Centro no lo encuentra es porque aún no se inventa”. Además parece que todo en el centro es más barato: desde artículos ortopédicos hasta la rodillera que necesitas para el frontón. Pásele, pásele, pregunte sin pena. 

91794amamos06
amamos06

7 ¡Odiamos!

A las botargas. Los Minions, Iron Man, Capitan América, Predator y las princesas de Disney hicieron su agosto cuando se dieron cuenta que pueden estar bajo el rayo inclemente del sol cobrando por tomarse fotos con ellos. Y ¡ay de ti! si se te ocurre hacerte la selfie con ellos de fondo porque ya te andan persiguiendo para que les des una lana. Llegaron a ser chistosas, ya no lo son. 

91795odiamos07
odiamos07

8 ¡Amamos!

Siempre hay un lugar para comer o echarte una chela. Ábrete a la posibilidad de echarte una chela refrescante con el Tío Pepe o comer en una cocinita del callejón de Palma ¿por qué hacer fila en el buffet de los chinos si puedes comer como dios manda en una cantina? 

91796amamos08
amamos08

9 ¡Odiamos!

El Centro es la tierra de las oportunidades. Puedes agarrar una esquina para debutar como DJ, ganar dinero bailando breakdance, poner tu puesto especializado en cortauñas (existe, créanos). Pero que invadan toda una calle sin dejarte pasar para poner un centro de masajes se nos hace un exceso. Liberen la calle para que podamos pasar, por amor de Yisus. 

91797odiamos09
odiamos09

10 ¡Amamos!

No hay lugar en todo el país que tenga la oferta cultural del centro. Tal vez odies que haya cada vez más y más gente. Tal vez odies a tantos vendedores que te ofrecen micas para tu celular. Pero admítelo: ¿ver obras de Leonardo Da Vinci y a dos calles una retrospectiva de Mathias Goeritz? Sólo en nuestro querido Centro Histórico y por eso no lo abandonamos. 

91798amamos10
amamos10

Estamos seguros que tú lo amas o lo odias por diferentes cosas ¿por qué no nos cuentas en los comentarios? 

También checa:

¿Quién se murió en la Barranca del Muerto?
¿Dónde está la viga que le dio nombre a la calzada?
Curiosidades de la Basílica de Guadalupe