Una tarde lluviosa en casa

Hay días que no nos inspiran a salir

Especial

1. Haz tu propio festival de cine. Escogepelículas de un mismo género, un mismo actor, o un mismo lo que quieras, y pasauna tarde en compañía de tu tele. Para acompañar, hazte unas palomitas y sírveteun vaso de tu refresco favorito. O, si te quieres ver muy sibarita, un buenqueso, galletas, y una copa de vino.

 2. Calma tus inquietudes de artista frustrado. Aprovecha latarde para retomar ese instrumento musical que abandonaste, pintar, planear unperformance digno de rincón de arte contemporáneo, cantar como si estuvieras enun karaoke, o bien, para escribir algo. En una de esas sales en nuestro próximoPoeminuto.

 3Lee. México es un país con un índice de lectoresmuy bajos. Demuestra lo contrario, y acurrúcate con una cobijita y un café aleer. No tiene que ser un libro, hay muchas revistas, o incluso sitios eninternet que tienen muchísimas cosas interesantes para todos los gustos.

4. Piérdete en la red. Alimenta tu ocio buscando videos y juegostontos en internet. También puedes ver qué ha sido de tus romances del pasado yamores frustrados en Facebook o Twitter (como si no te encantara estar destalker)… en fin, las opciones son infinitas.

5. Sacaal monje tibetano que llevas dentro. ¿Has escuchado teorías que dicen que con el poder de la mente la gentepuede soportar condiciones climáticas extremas? Si eres de los que creen eneso, es un buen momento para que salgas a la lluvia y compruebes si es cierto.Ojo: Si al día siguiente despiertas con una gripa épica, no nos hacemosresponsables. No es nuestra culpa que tus poderes mentales no estén tandesarrollados. Si eso de la mente no es lo tuyo, pero quieres salir, revive tu infancia brincando en charcos.

6. Haz un spa casero. Aunque esta es una idea pensada para mujeres,sabemos que hay muchos hombres que son vanidosos de clóset. Aprovecha el climalluvioso para quedarte en tu casa y arreglarte las uñas, depilarte las piernas,los brazos, las n… en fin, todo lo que te quieras depilar, saca todo lo queencuentres en la cocina y haz una mascarilla milagrosa (y si sirve, pasa lareceta). El chiste es consentirte.

 7. Saca a relucir tus habilidades de barman. Invita a tusamigos a tu casa por unos tragos locos. Presume tus mejores recetas, o inventanuevas. Si se sienten muy fregones, hasta pueden hacer un concurso para ver quiénhace el mejor trago. No les garantizamos que se sientan bien al día siguiente,pero les podemos ofrecer muchos remedios para la crudota que van a traer.

8. Medita. Últimamente está de moda ser muy zen. Puedesaprovechar el relajante sonido de la lluvia para aprender a meditar. Sólo siéntate,cierra los ojos, y concéntrate en el momento. Dile adiós a tu celular, adiós atu trabajo, a tu casa, a tus amigos… y quédate sólo contigo mismo (sí, así deegocéntrico). Si de plano no puedes, ¿a quién estás engañando? Meditar no es lotuyo. Mejor haz cualquier otra cosa de este artículo.

9. Haz un concurso de tu videojuego favorito. Arma unacompetencia del juego que más te guste. Desde Angry Birds, hasta Smash, todosson una buena opción para perder el tiempo. Si estás solo, ¿por qué no volver aempezar ese juego larguísimo de tu consola abandonada? Revive viejos tiempos, aver si sigues siendo tan picudo como antes.

10. Juegos de mesa. Revive tu infancia y saca toda tu colecciónde juegos de mesa. Este plan es perfecto si vives con tus papás o si tieneshijos… aunque también es buena idea si estás con amigos o con tu pareja. Hayjuegos, como Turista, que seguramente te van a ocupar la tarde completa, yotros, como dominó, que puedes jugar varias veces en una tarde. Si la compañíay la ocasión se prestan, puedes hacer apuestas… o quitarte la ropa.  

11. Cocinar. Siempre has dicho que eres mejor que elchef Oropeza, ¿verdad? Pues llegó la hora de demostrarlo. Invade tu cocina y practicatus mejores recetas para impresionar a aquella personita que ronda por tuscursis pensamientos, o bien, por el simple deleite de comer.

12. Siéntete millonario y ve de compras. Porinternet, claro. Entra a tu tienda virtual favorita y llena el carrito de todaslas cosas inútiles que te gusten. No te fijes en precios, en indicaciones, enrestricciones, ni en nada que pueda convencerte de no comprar. Al final, nohagas el check-out. Sólo hazlo por elplacer de sentir que estas comprando. En una de esas, encuentras un nuevoobjeto de deseo.

13. Verdad o reto. Una tarde de lluvia en una casa con amigos,se presta a muchas cosas, digamos que, interesantes. Con unos cuantos tragos,una buena botana, y todo un repertorio de preguntas indiscretas y retos dignosde valientes, una tarde lluviosa se puede convertir en un día de sucesosmemorables.

14. Enciérrate con tu pareja. Un escenariolluvioso es uno de los favoritos de las parejas para pasar la tarde acurrucadosen el sillón, viendo una película cursi, o una de terror en la que el hombrepueda abrazar a su miedosísima novia. Entre tanto amor, no sabemos qué pase después…pero seguramente te va a gustar.

15. Duerme. Si nada parece mejorar tu lluvioso día, mejorduerme. En una de esas sueñas con aquella celebridad que te vuelve loco. Datocurioso: ¿Sabías que los gamers son más propensos a tener sueños lúcidos?