Considera el empleo informal

¡Sálvese quien pueda!

 

¿Por qué debo hacer esto?

Porque seguramente, y no queremos espantarte, muy pronto te van a dar cuello en la chamba. Todas las prestaciones, seguro social, servicio de comedor, vales de despensa… olvídalos. Lo de ahora será volverte comerciante, taquero, profesionista independiente (abraza el freelance) o vendedor de productos por catálogo.

 

¿Cómo me beneficiará?

Fácil: ahora tú serás tu propio jefe. A lo mejor pierdes los beneficios de tener una chamba estable y socialmente aceptable, pero en cambio ganas en libertad y beneficios ostensibles como: llegar tarde y salir temprano. Claro, ganando menos.

 

¿Y si no funciona?

Entonces tendrás que tomar medidas extremas, ve los siguientes puntos.