Condemned: qué mello.

Cuidado que aquí salpica sangre

Este juego es oscuro, el sonido es aterrador, y definitivamente, aparte del elemento gore, es uno de los juegos que más miedo da jugar.  El sonido es tan envolvente que incluso al estar frente a la tele sentirás ñañaras al escuchar cuellos tronar, la carne desgarrarse y los cuerpos caer. A ver si te atreves a apagar la luz después de un par de horitas de gameplay. Su protagonista Ethan Thomas es el anti-héroe: es pedo, desordenado y es un candidato ideal para los albergues del GDF. Si pensabas que era un ninja, un espía o un guerrero, estás equivocado, hic hic ¡salud!