Conclusiones

Del Editor

* No se explica cómo es que, siendo una fuente de tanta desgracia, hombres y mujeres insistan en seguirse persiguiendo.

* Los gays se la han de pasar bomba. Y no, luego ellos dicen que es mucho más complicado.

* Es básicamente igual la cosa en Chilangolandia que en el resto del mundo, o sea, no hay salvación.