Coapos vs. satelucos: empate técnico

Ponemos fin a una añeja rivalidad

Cuartoscuro

Ponemos fin a una añeja rivalidad con estas 10 similitudes, porque en el fondo todos somos chilangos

1. Son suburbios creados para la clase media del siglo XX –Satélite en los 50 y Coapa en los 60– con promesas de modernidad que se tradujeron en problemas de movilidad y transporte público deficiente. Establos o huertos devorados por la mancha urbana que crearon una identidad propia en un par de décadas. 

2. Rinden culto al automóvil –¿así o más clasemedieros?– y sienten especial fascinación por personalizarlo con luces de neón, equipos de sonido, rines y demás artilugios que quizá no permitan avanzar más rápido –por el caos vial, claro está– pero igual son lucidores. Eso podría explicar la existencia de tianguis de autos. 

3. Amor por los antros locales y las bandas de covers que tocan melodías de Café Tacuba o Moderatto, grupos representativos del norte y sur chilango. Otros atractivos de su vida nocturna es que todos se conocen y pueden encontrar satelucos en Coapa o coapos en Satélite. Sí, a sus fiestas siempre invitan un amigo-rival. 

4. Crearon sus propias versiones comerciales: los bazares de Pericoapa y Lomas Verdes, porque aunque aman estar a la moda les da hueva lanzarse hasta el Centro por un par de tenis. Esta tendencia tiene su versión formal en centros comerciales enormes que funcionan como puntos de encuentro o para paseos de fin de semana. 

5. Amplio conocimiento de sus ambientes, ya sean ofertas gastronómicas que sorprenden a propios y extraños o pequeñas calles para evitar el tráfico. Los no iniciados encontrarán aquí un reto monumental, para entender este punto basta intentar llegar a una fiesta en casa de alguno de ellos sin indicaciones. 

6. Culto al cuerpo y la belleza. No entremos en discusiones bizantinas sobre el origen de las mujeres más bellas de la metrópoli, mejor centrémonos en la proliferación de gimnasios en estos dos extremos. La deuda pendiente sería identificar a los medallistas olímpicos que han dado Satélite o Villa Coapa. 

7. Posibilidad de mutación. El mejor ejemplo es Rubén Albarrán, el tacubo mayor es oriundo de Satélite pero se mudó a Coyoacán. Los coapos no deben cantar victoria, ambos están igual de lejos de la Roma-Condesa, el lugar al que van cuando se cansan de ver a sus vecinos hasta en el antro o con el pretexto de que les queda más cerca del trabajo. 

8. Arquitectura monumental de artistas del cemento como Mathias Goeritz, Luis Barragán, Pedro Ramírez Vázquez y Rafael Mijares. Ya sean torres o estadios, son íconos que los identifican y motivo de orgullo que presumen a la menor provocación, sin importar que la ciudad esté llena de inmuebles de esos arquitectos. 

9. El futbol americano podría ser la única rivalidad real entre coapos y satelucos. En una esquina Bucaneros y en la otra Vaqueritos, aunque cuando estos equipos se enfrentan generalmente acaba en reventones en algún punto intermedio o en la casa más cercana. Bebidas no incluidas. 

10. Ya entrados en deportes, el pambol podría ser otra diferencia, como entre casi todos los habitantes de esta urbe. Los sureños casi siempre son Pumas, mientras que los norteños se inclinan por el América… esperen, ¡el nido está en Coapa!

También checa:

El aerobús de Ciudad Satélite
Top 10 de pequeños dramas que delatan que fuiste chamaco noventero
20 cosas que te delatan como viejo gamer
Juguetes gadgeteros de los niños de los 80