Chad Ochocinco

El maestro. 
¡Tiene un número como apellido!, ¡por Dios!
  Él es el responsable de que todos se molesten en festejar de distintas formas un touchdown, cosa que no pasaba desde los bailes de Deion Sanders y el terrible shuffle de Ickey Woods.
No podía escoger sólo una así que les dejo varias tomas: desde su imitación de Tiger Woods hasta cuando le regala
jerseys autografiadas al público. 
Me quiero cambiar el apellido a Unocinco…

Diego Unocinco, hmm, rima con
uniciclo… y con unicornio.