Cap 8. Los claroscuros de un héroe

Dfondo

Sus críticos lo asocian con la noche, con la fiesta, con la indisciplina. Él lo niega tajantemente y se apura a precisar:

—A ver, a ver, a ver: a mí me gusta la fiesta, pero sanamente en mis días de descanso. A los entrenamientos nunca he faltado. Imagínate, si me tirara todos los días a la fiesta no sería una de los mejores jugadores de México.

—Porque te han sacado por la noche, en fotografías…

—Cuando tienes vacaciones tienes derecho de hacer lo que se te pegue la gana. Pero cuando estás en entrenamiento, en campeonato, es obvio que tienes una responsabilidad. Pero cuando tienes vacaciones, hay que disfrutarla porque viene otra temporada fuerte.

—¿Qué sientes al ligar una chava guapa? Porque has andado con mujeres guapas, como Liliana Lago, Galilea Montijo, Rossana Nájera …

—Yo nada más me fijo en los sentimientos. Para mí lo más importante de una mujer son sus sentimientos. Es igual al elegir un amigo. Te das igual que al elegir a un amigo. Te das cuenta cuando es persona buena. Trato de llevar una comunicación y de ahí se van dando las cosas. Ahí te das cuenta si hay química o no hay química.

—En las revistas de espectáculos te han hecho fama de mujeriego. ¿Lo eres?

—A veces me inventan. Cuando yo andaba con Galilea (Montijo) me inventaron que andaba con Paty Navidad, sin saber que Paty es mi amiguísima. Y luego me inventaron que andaba con Pilar Montenegro, que también es mi amiga. Yo dejo que hablen. Porque sólo yo sé cuáles cosas son verdad y cuales no. Mi conciencia está tranquila. Simplemente dejo que los perros ladren.

Hablando de perros, se narra esta anécdota del Temo: conmovido por un can que lo miraba comer en un puesto callejero, le solicitó al taquero: «Sírvele cuatro de cabeza al perrito.» Sus compañeros de puesto lo veían desconcertados. «¿Qué? ¿no le ven sus ojitos? Tiene hambre. Pero nunca lo va a decir porque no habla.» Y le insistió al taquero: «Sírveselos. Yo pago».

Con una sonrisa en el rostro, Cuauhtémoc dice que la anécdota es cierta. «La gente que me conoce de verdad sabe cómo soy. Ayudo porque me nace hacerlo. Mis verdaderos amigos saben que soy bromista, juguetón, noble. Por eso digo: «Al que obra bien en la vida, le va bien».